Un grupo de gobernadores mexicanos crearon una alianza política para defender el libre comercio, la competitividad y el desarrollo regional ante la próxima investidura del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, el viernes 20 de enero de este año.

En un comunicado, la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) demandó hoy conjuntamente al gobierno federal su cooperación eficiente e inmediata en los asuntos que más afectan: migración, crimen organizado, seguridad, costos de energía eléctrica, combustibles derivados del petróleo, carestía de productos básicos, derechos humanos, salud y vivienda.

"Ante la amenaza expresa del presidente electo de los Estados Unidos de América, sobre la deportación masiva de millones de connacionales, y la afectación de sus derechos humanos, demandamos que el Gobierno Federal tome acciones inmediatas, acompañado de los estados y municipios", declaró la Conago.

Asimismo, los gobernadores rechazaron las presiones y acciones directas contra inversionistas que han decidido instalarse y/o permanecer en México con medidas arancelarias violatorias de todos los acuerdos internacionales suscritos.

Demandaron la creación de un "fondo de fronteridad" con la finalidad de "solventar los costos inherentes a los migrantes en tránsito y repatriados, operar albergues para los migrantes, infraestructura urbana, y de vivienda para quienes permanezcan en nuestra región, y su integración económica y social".

"Exhortamos al Gobierno Federal para defender proactivamente los intereses de los inversionistas mexicanos y extranjeros en territorio nacional, así como los suscritos lo estamos llevando a cabo", apuntaron.

Por lo anterior, solicitaron al Gobierno Federal que las negociaciones que se establezcan entre México y Estados Unidos deberán realizarse de manera integral, incluyendo todos los temas de la agenda, destacando derechos humanos, migración, seguridad, economía y medio ambiente, entre otros.

Demandaron la creación de un "fondo de fronteridad" con la finalidad de "solventar los costos inherentes a los migrantes en tránsito y repatriados, operar albergues para los migrantes, infraestructura urbana, y de vivienda para quienes permanezcan en nuestra región, y su integración económica y social".

Afirmaron promover activamente encuentros con gobernadores homólogos de la frontera sur de Estados Unidos así como con congresistas, senadores, alcaldes y autoridades locales, sectores progresistas, académicos, artistas, medios de comunicación, para elaborar una agenda conjunta que atienda los asuntos comunes y fortalezca la franja como una región binacional.