La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, confirmó este domingo el plan que tiene por objeto garantizar la seguridad alimentaria de la población, y que considera la ampliación de la frontera agrícola y la siembra de al menos 35 mil nuevas hectáreas.

El programa gubernamental cuenta con un presupuesto de US$100 millones -destinando como máximo US$300 mil a cada municipio- para la ejecución de proyectos de riego y agua en las áreas rurales de Bolivia, según publicó la agencia ABI.

El 2010, el país sudamericano sufrió una crisis en la producción agrícola debido a una extensa sequía, que afectó a 30.000 familias de 76 municipios.

"Con esta inversión de hasta US$100 millones vamos a aumentar el área de producción, porque va a haber agua. Estamos hablando de 35.000 nuevas hectáreas de riego", dijo el presidente.

"Yo estoy seguro que, de aquí a poco tiempo, más importante va ser el productor agropecuario que ser abogado, economista o periodista, porque hay un problema mundial sobre el tema de los alimentos. No solamente es regional", añadió el jefe de Estado.