El viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario de Bolivia, Víctor Hugo Vásquez, informó de que el precio al “mayoreo” del kilo de carne de pollo en las ciudades de Cochabamba y Santa Cruz se estabilizó en Bs 11 (US$1,5) y en el caso de la ciudad de La Paz en Bs 12 (US$1,6)

Sin embargo, manifestó, para mantener los precios del producto, y “dada la escasez” del maíz (insumo esencial para la industria avícola del país), el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras “decidió la importación de 50.000 toneladas del grano que llegarán de manera gradual desde la próxima semana”.

La autoridad evitó adelantar cuál sería el monto de inversión para la internación de este primer lote y cuál sería el precio del producto para los avicultores.

No obstante, el Decreto Supremo 0736, promulgado el 9 de diciembre del 2010, establece un presupuesto único de Bs 112,8 millones (US$16,02 millones) para la compra, importación y comercialización de maíz duro amarillo para el abastecimiento del mercado interno.

Además de la internación del insumo, Gobierno y productores de soya acordaron “estabilizar el precio de la tonelada de soja en US$360”, también con el objetivo de evitar la escasez de pollo en las siguientes semanas, agregó.

La medida también contempló el retraso de más de un mes que tendrá en este año la cosecha del producto. “Este maíz que estamos importando desde el Brasil va a ser suficiente para poder asegurar a los avicultores el producto hasta marzo y garantizará un precio regular de la carne de pollo en el mercado”, dijo.

Entretanto, el precio para el consumidor no debería sobrepasar los Bs 13,50 (US$1,88), remarcó.

Industria. En diciembre, el sector avicultor advirtió que en los tres primeros meses de este año habría desabastecimiento de la carne de pollo por la escasez de maíz en el mercado.

A pesar de que el gobierno autorizó vía decreto la importación del grano para esta industria, los empresarios informaron que encuentran dificultades en la internación del producto.

Los elevados precios del maíz en mercados como Brasil y Argentina; los altos costos del flete y la falta de transporte; los plazos de entrega del producto y los procesos de desaduanización; así como la carencia de financiamiento para el sector son parte del problema, explicó el titular de la Asociación de Avicultores de Cochabamba, Willy Soria.

Importación no alienta producción agrícola. La importación de alimentos para abastecer el mercado interno desincentiva la producción agrícola, expresó el coordinador del Programa Nacional de Apoyo a la Producción de Alimentos (PASA), Remy González.

Los sectores que mayor perjuicio registran con la internación de productos extranjeros son los productores de hortalizas y verduras, indicó.

Sin embargo, “la única manera de superar esta (situación) es creando condiciones para que nuestros propios productores puedan abastecer nuestro mercado interno y de manera natural vayan saliendo los otros productos”, dijo González, según informó ANF.

Para superar este problema, agregó, el Gobierno fomenta la ampliación de la frontera agrícola del país, a través de la otorgación de créditos con bajas tasa de interés a los pequeños productores en el Banco de Desarrollo Productivo (BDP), dotación de semillas y el mejoramiento genético de las mismas, manifestó.