El ministro de Hacienda de Brasil, Joaquim Levy, aseguró hoy que el gobierno no pretende tener el cambio con el dólar "artificialmente valorizado", por lo que no se deberán hacer grandes acciones en el mercado para frenar la desvalorización del real brasileño ante la divisa estadounidense.

"El gobierno hará su parte y creará un cuadro con menos riesgos. Uno, en el que las personas puedan sentir una tranquilidad fiscal que permita el propio funcionamiento del sector financiero, con más previsibilidad", dijo Levy en un acto en Sao Paulo ante empresarios.

Desde agosto de 2013, el Banco Central actúa diariamente en el mercado del cambio para limitar la volatilidad y ofrecer una protección cambiaria entre el dólar y el real.

Desde entonces, la autoridad monetaria redujo las intervenciones diarias dos veces, la última a finales de 2014. Está previsto que el formato actual de intervención diaria permanezca hasta el 31 de marzo.

El real brasileño se depreció este viernes un 2,96% frente al dólar. Así, la divisa estadounidense cerró en los 2,6886 reales para la compra y en los 2,6894 reales para la venta, cerrando la semana con una caída del 3,88% y finalizando enero y el global del año con una desvalorización del 1,15% ante el dólar.

Para ayudar a la industria, Levy dijo que se centrará en la infraestructura en el área de puertos, y dijo que la industria no debe contar con medidas del gobierno en el cambio para ganar competitividad.

El responsable de la economía brasileña destacó que durante el auge de la crisis económica, Brasil logró acumular reservas y hacer una política anticíclica, porque, en aquel momento, el país tenía estabilizadores, que ahora se agotaron, y por ello, es necesario reorganizar la economía.