Río de Janeiro. El gobierno brasileño espera que la balanza comercial de este año sea "tan expresiva" como la de 2017, cuando registró su mejor resultado desde 1989, con un superávit de US$67.000 millones.

Durante un acto celebrado este miércoles en Río de Janeiro, el ministro brasileño de Industria, Comercio Exterior y Servicios, Marcos Jorge de Lima, afirmó que en los primeros siete meses de 2018 la balanza comercial de Brasil aumentó casi un 13% "y sigue creciendo".

"Los números refuerzan que el camino trazado es el correcto, pero todavía hay mucho por hacer", dijo el ministro.

Recordó que Brasil registró el año pasado el primer crecimiento de las exportaciones tras cinco años de contracción, con un aumento de 18,5% de las ventas externas, lideradas por los productos manufacturados.

Brasil registró el año pasado el primer crecimiento de las exportaciones tras cinco años de contracción, con un aumento de 18,5% de las ventas externas, lideradas por los productos manufacturados.

"Para cada 1.000 millones de productos manufacturados exportados estimamos la participación de hasta 50.000 puestos de trabajo", resaltó De Lima, para quien las importaciones crecieron el año pasado luego de tres años sin hacerlo "por la compra saludable de productos para la producción agrícola".

El ministro dijo que para aumentar todavía más el superávit comercial Brasil necesita mejorar el ambiente de negocios, estimular la competitividad y reducir los costos y los plazos.

Afirmó que apenas con los impuestos de trabajo y de la seguridad social que inciden sobre la producción brasileña, las operaciones en el país se encarecen hasta un 14% más.

El titular de Comercio Exterior defendió "establecer una conexión permanente y duradera entre el desarrollo y el comercio exterior" para contraponerse al proteccionismo adoptado por algunos países.

Alertó que "el resultado de las disputas comerciales como la que estamos viendo hoy puede ser nefasto, con consecuencias dañosas para todos".

"En dirección opuesta al proteccionismo, Brasil sigue determinado a aumentar su participación en el comercio internacional con negociaciones de nuevos acuerdos de comercio", dijo.

"En los últimos dos años realizamos un posicionamiento estratégico de nuestro país con la retomada económica y el fortalecimiento del diálogo con más de 15 países, incluyendo China, Estados Unidos y Argentina, los tres mayores socios comerciales de nuestro país", resaltó.

Según De Lima, el principal objetivo de Brasil es la apertura de mercado con la Unión Europea y con Asia, con India, República de Corea y Singapur, como "puerta de entrada para el gran mercado del Sur Asiático".

"Estas negociaciones ofrecen la posibilidad de mejorar el acceso de Brasil a países que representan la mitad del PIB (producto interno bruto) mundial y a más del 40% de las exportaciones mundiales", agregó al mencionar que se trata de un mercado que consume "más de 25 veces el total de las importaciones de Brasil" en la actualidad.