El gobierno ecuatoriano ha decidido reducir en un 20% las importaciones de autos, como una medida para acortar la brecha en la balanza de pagos.

Aunque las automotrices habían planteado que esa rebaja sea de un 15%, considerando otros factores, el viceministro de la Producción, Mauricio Peña, señaló este miércoles en Guayaquil que “está resuelto que la disminución sea del 20%”.

Dicho recorte será sobre la base del monto importado por el sector el año pasado.

El periodo en el que se aplicará la reducción aún está por definirse. “El sector ha planteado la posibilidad de que no se considere un periodo de enero a diciembre, sino que se considere desde abril”, dijo Peña.

Pese al anuncio, Clemente Ponce, director de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador, afirmó que no conocían oficialmente de la aplicación de la medida ni mediante qué arbitrio legal se haría la restricción.

“El Gobierno quiere aplicar una restricción discriminatoria de ese 20% contra los vehículos importados y no así en igual nivel de restricción a la importación de CKD (partes). Nosotros habíamos planteado que cualquier medida debía ser igualitaria”, indicó Ponce.

Este año, el Gobierno había previsto bajar en US$800 millones las importaciones de algunos sectores, entre los que está el automotor.

Este miércoles, la ministra de Industrias, Verónica Sión, señaló que junto al sector privado están ejecutando acciones para ir a la sustitución de importaciones. Una de ellas apunta a desarrollar un mercado de proveedores de partes y piezas.

Sión estuvo en la presentación de Ecuador Industrial, una feria que organizará la Cámara de Industrias de Guayaquil y Expoplaza, con el objeto de que las grandes industrias hagan pública su demanda de partes, piezas y servicios.

Esta feria, que se efectuará el 30 de agosto, contará con 127 stands y estima transar negocios por US$5 millones.