Madrid. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, ha manifestado que el Gobierno quiere que España sea una plataforma para que las empresas mexicanas hagan negocio en Europa y en el norte de África y estudia modificaciones fiscales para atraerlas.

García Margallo se ha pronunciado en estos términos en el Senado en respuesta a una pregunta del senador del PP Dionisio García Carnero sobre las relaciones de España y México.

El ministro ha declarado que las relaciones con México "son las mejores que ha habido desde que se establecieron relaciones diplomáticas".

Él mismo acaba de realizar un viaje a ese país y los días 9 y 10 de junio viajará a España el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, quien firmará junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, una veintena de documentos además de la renovación del acuerdo estratégico entre ambos estados.

"México es uno de los socios estratégicos capitales para España", ha subrayado el responsable de la diplomacia española, quien ha manifestado que, en términos económicos, están aumentando "enormemente" las importaciones y exportaciones entre ambos países, al igual que los flujos de inversiones.

Margallo ha dicho que el Gobierno quiere que España se convierta en "una plataforma desde la que las empresas mexicanas puedan hacer negocios en la UE y en el norte de África".

"Para eso estamos explorando junto con el ministro de Hacienda cuáles son los modificaciones fiscales que habría que introducir en el sistema para que España sea una plataforma atractiva y no sientan la tentación de desplazarse", ha añadido.

También se pretende que ambos estados establezcan "diálogo en tiempo real" en todas las instituciones en las que están presentes, como ONU o el G-20, e intercambien funcionarios entre sus representaciones permanentes en los distintos países en los que estos países tienen sus sedes.

El ministro ha reiterado que España va a ser "el mejor embajador" de México para renegociar el acuerdo de asociación con la UE de 1997.