El gobierno argentino –por medio de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables– realizó un llamado a licitación para el dragado de un nuevo canal en el Río de la Plata, en lo que constituye una nueva acción que impactará a Uruguay y en especial a la operativa de los puertos locales, según los operadores locales.

Para avanzar en su proyecto, Argentina, que había anunciado esta etapa en julio del año pasado, dice basarse en una autorización de Uruguay otorgada en noviembre de 2006. Agentes portuarios manifestaron su “preocupación” y el gobierno anunció su rechazo a la iniciativa.

Una fuente de Cancillería informó a El Observador que el gobierno “prepara acciones” y que presentará ante la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP) un planteo concreto de Uruguay. “No habrá declaraciones sino planteos y acciones concretas”, especificó el informante.

“La Cancillería está coordinando acciones con otras entidades públicas competentes”, añadió. Además, el informante recalcó que Uruguay nunca “dio autorización” para que Argentina prosiguiera en su plan y que el llamado de licitación “no quiere decir que el tema vaya a ser aprobado en la CARP”.

Se refería a un documento que los argentinos dan por bueno y que los habilitaría a construir ese nuevo canal con un supuesto aval uruguayo.

A mediados de julio pasado la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables de Argentina citó en su resolución –que anunciaba el futuro canal–, el visto bueno de la delegación de Uruguay ante la CARP en 2006. “En cumplimiento de los tratados internacionales vigentes, la documentación pertinente se sometió al proceso de consulta previa del Artículo 17 del Capítulo II (…), la delegación de la República Oriental del Uruguay prestó acuerdo a la solicitud de la Delegación de la República Argentina, realizada por medio de la Nota de la Delegación Argentina Nº 998 del 23 de agosto de 2005 (…) y de la nota de la Delegación Argentina Nº1018 del 7 de junio de 2006”.

En base a ese documento, el gobierno argentino siguió adelante y en los últimos días dio a luz la resolución N° 600/2014. Con esta determinación de la administración de Cristina Fernández, planea modificar el trazado de uno de los canales del estuario que comparten Uruguay y Argentina, y facilitaría el tránsito de los grandes buques portacontenedores hacia los puertos argentinos.

El nuevo trazado tiene la intención de suplantar el canal Punta Indio, que es el que une a Uruguay con Argentina y que ambos comparten y mantienen (ver infografía). Olvidarse del mismo significaría que el gobierno uruguayo deberá hacerse cargo de su mantenimiento –hoy compartido– para que continúe operativo.

El trazado propuesto por Argentina perjudicaría la operativa del lado uruguayo, tanto del puerto de Montevideo como de las terminales de Nueva Palmira y el litoral e incluso, de acuerdo a agentes portuarios, complicaría el proyecto del puerto de aguas profundas en Rocha. El nuevo canal le daría a Argentina una salida más directa al océano, al trasladarse más hacia el sur, y elevaría los costos de la operativa en Uruguay.

“Este nuevo canal, de una longitud aproximada de 53 Kilómetros, reemplazará al actual canal de navegación denominado Punta Indio, para el acceso desde el océano Atlántico a la totalidad de los puertos fluviales argentinos, ubicados en el Río de la Plata, en el río Paraná de las Palmas y en el río Paraná Guazú, continuando con la utilización del canal Intermedio”, explica el decreto argentino.

Escenario complejo

Los operadores portuarios locales recibieron la información que llegó desde Argentina con preocupación. Alejandro González, presidente del Centro de Navegación (Cennave), aseguró a El Observador que existe “preocupación” entre los agentes privados y que las últimas noticias “confirman un escenario complejo” que viene desde hace meses. Argentina resolvió en noviembre prohibir que carga de exportación transbordase en puertos uruguayos y también tomó medidas en contra de la terminal de Nueva Palmira.

“El canal Punta Indio pasa frente a Montevideo y permite el acceso al puerto de Buenos Aires. Si Argentina deja de mantener ese canal habría que ver qué posibilidades tiene Uruguay para hacerlo”, dijo González.