Uruguay. Los delegados de las principales gremiales agropecuarias del país –la Asociación Rural (ARU) y la Federación Rural (FR)– se alinearon con el discurso de la industria frigorífica de promover el “libre mercado” y asilaron la posición del gobierno en el junta directiva del Instituto Nacional de Carnes (INAC), que pretendía sugerir medidas al Poder Ejecutivo para corregir una coyuntura de reducción de la faena y precios del ganado en caída.

El presidente y vicepresidente del INAC, Alfredo Fratti y Fernando Pérez Abella, respectivamente, convocaron ayer a una conferencia de prensa y dejaron en claro que no habrá intervención gubernamental. “El gobierno evaluó como más problemática la situación, que los propios actores que integran al sector agropecuario. Por tanto, no vamos a recomendar ninguna medida al gobierno porque no podemos ir más allá, ser más realista que el rey y recomendar cosas que los representantes de los directamente involucrados no requieren”, afirmó Fratti.

Las ARU y FR se habían reunido antes de la reunión extraordinaria de la junta directiva que convocó el INAC el pasado lunes y resolvieron unificar su postura, con un discurso que bajó el perfil a la polémica que se generó por los bajos niveles de faena de la industria, que habían derrumbado el precio del ganado.

Previamente, las gremiales habían recibido un “guiño” de los frigoríficos que en los últimos días elevaron los niveles de faena y los valores de la hacienda. La semana pasada, la industria aumentó la faena 77% y elevó el precio por el novillo gordo de US$ 3,20 por kilogramo a US$ 3,30.

“De parte de la industria se dice que no tienen nada que agregar a lo que es público y que es parte del libre juego de la oferta y la demanda. Y por parte de los productores, no quieren intervención del gobierno. Quieren mantener el libre mercado de la exportación en pie que hoy está (vigente)”, comentó Fratti. En ese sentido, recordó que hace dos meses el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, llamó a los principales operadores para comunicarle que la exportación en pie “estaba abierta y que las demoras del pasado no iban a existir a futuro. Por tanto, este mecanismo no necesitan solicitarlo porque está”, insistió el titular del INAC.

En declaraciones a la prensa Fratti indicó que en un “gobierno democrático” se deben “escuchar” a los actores del sector. Por otro lado, aseguró que los frigoríficos atraviesan “una buena realidad desde el punto de vista económico” (ver aparte).

Respecto a la “revisión” del mecanismo de seguro de paro parcial al que accede la industria frigorífica –que en su momento habían planteado la FR–, Fratti dijo que el mismo “no tiene demasiada significación porque está involucrando a 500 operarios de 9.000 que tiene la industria frigorífica”.

Frente a la acusación de concertación de la faena por parte de algunos frigoríficos que manejó el presidente, José Mujica en sus audiciones, Fratti comentó que “no hubo respuestas de la industria y tampoco lo plantearon los delegados de las gremiales” en la junta del INAC. Cuando se lo consultó sobre si se seguía con la idea de llevar adelante una revisión de los beneficios impositivos, Fratti respondió que “no, porque los principales involucrados piden por favor que no se haga”.

“Gallina de los huevos de oro”. El presidente del INAC no ocultó ayer su preocupación por el impacto que traen estos vaivenes del mercado sobre el primer eslabón de la ganadería: la cría. “Seguimos pensado que el gran problema de esto son los criadores de terneros que son la madre de la producción nacional. Y que las señales siguen siendo deficitarias para el sector más sensible por este tipo de situaciones”, alertó Fratti.

Precisamente, ayer el presidente de la República, José Mujica, volvió a referirse por tercera vez consecutiva en su audición radial a la polémica que se generó con la industria frigorífica en sintonía con la alerta que expresó Fratti. En su alocución de Radio Uruguay, el mandatario llamó a no dar señales negativas a los criadores porque afectará “la gallina de los huevos de oro. Si no hay crías abundantes, no habrá novillos disponibles ni vacas adultas. Hay que cuidar todas las piezas de la cadena y eso implica no abusar”, consignó Presidencia.

Para Mujica “es razonable que una industria que, por competencia y otros factores, tuviera sus márgenes comprometidos intente recomponerlos”, pero sin que termine operando en contra del conjunto de la cadena. “Ganará más en el corto plazo, pero perjudicará en el largo plazo a toda la cadena”, explico. Dijo que, si bien no son “afirmaciones a rajatabla”, es “una invitación a que los gobiernos no tengan que intervenir en estas cosas”.

La concentración. El presidente del INAC, Alfredo Fratti, reconoció que es “más difícil” negociar con empresas que tienen cuatro o cinco plantas, y que sistemáticamente paran una generando costos de seguro de paro que los “paga toda la sociedad”. La única firma que tiene cuatro plantas en Uruguay es el grupo brasileño Marfrig.