Tegucigalpa, Honduras. Con un incremento en los volúmenes de inversiones y exportaciones se rememoran este miércoles en Honduras seis años de vigencia del Tratado de Libre Comercio de Centroamérica con Estados Unidos (Cafta, por sus siglas en inglés).

El acuerdo entró en vigencia para nuestro país el 1 de abril de 2006.

Para algunos teóricos del comercio, Honduras se insertó al proceso de globalización internacional al suscribir este acuerdo con el mercado más grande del mundo.

Según el director de la Asociación Hondureña de Maquiladores (AHM), Guillermo Matamoros, este acuerdo permitió, pese a la crisis económica internacional y la crisis política local, proteger la mayor parte de los puestos de trabajo.

En la actualidad más de 110.000 hondureños laboran en la industria de hilo, textil y de la confección, así como en la de fabricación de arneses eléctricos.

De acuerdo al Banco Central de Honduras (BCH), a finales de 2011, la Inversión Extranjera Directa (IED) en Honduras alcanzó un valor de 1.014,4 millones, superior en US$217,0 millones a lo observado en 2010.

El comportamiento fue propiciado principalmente por las empresas de las actividades de la industria manufacturera y el comercio, las que en conjunto explicaron el 94,6% del incremento total.

“Honduras es una potencia internacional en la producción de prendas de vestir”, expresó con agrado Matamoros.