La industria maquiladora que opera en Honduras cerró el año pasado con aceptables resultados. Después de reportar números rojos en 2009, las exportaciones experimentaron un incremento de US$472,4 millones, al pasar de US$2.506,7 a Us$2.979,1 millones.

Las cifras mencionadas son parte de un estudio divulgado ayer por el Banco Central de Honduras (BCH). Este incremento en las exportaciones obedeció al aumento de las ventas de productos textiles en US$404,3 millones, seguido por las partes eléctricas con Us$46,7 millones y otros productos en US$8,1 millones, consecuencia del aumento en la actividad económica mundial.

Destinos. Los flujos comerciales registrados en 2010 posicionan a EE.UU. como el principal destino de los bienes producidos en el país, con ventas por US$2.518 millones, lo que se traduce en una participación de 84,5% del total, 4,6 puntos más que las ventas de 2009, de acuerdo con el análisis del Banco Central de Honduras.

Centroamérica se ubica como el segundo socio comercial, con una participación de 13% y con ventas por US$388,7 millones, menor en 13% ($58,3 millones) respecto a lo registrado en igual período de 2009.

Este comportamiento fue influenciado por la fuerte caída de US$109,5 millones en las ventas a Nicaragua, debido a una menor exportación de tela para confección de prendas de vestir. Las exportaciones hacia Guatemala y El Salvador reflejaron aumentos respecto a 2009; en el primero por Us$44,4 millones y en el segundo en US$10,9 millones.

En tercer lugar se sitúa el resto de países latinoamericanos, alcanzado un valor de Us$43,4 millones, mayor en US$10,2 millones al observado en 2009, debido a las alzas en las ventas hacia México y República Dominicana.

Productos. La estructura por producto refleja que los artículos textiles conforman el 88,4% del total de las exportaciones por un valor de US$2.634,2 millones (18,1% de incremento), explicando a su vez el 85,6% del crecimiento total.

Lo anterior se explica por mayores ventas de prendas de vestir (ropa interior, pantalones, camisas y batas quirúrgicas) en US$315,3 millones y tejidos de punto (camiseta básica y calcetines) en US$90,4 millones.

El informe del BCH revela que las ventas de partes eléctricas, en su mayoría arneses, mostraron un crecimiento de US$46,7 millones (22.5%), al pasar de US$207,5 millones en 2009 a US$254,2 millones en 2010.