Un ligero repunte del 4,69% alcanzaron las recaudaciones en los diez distritos aduaneros del país durante el 2011. Este recaudo, que está atado al crecimiento de las importaciones, pasó de US$3.081,23 millones, en el 2010, a US$3.225,94 millones en el ejercicio del año pasado.

El cobro del IVA a las importaciones es el impuesto que más peso tuvo en la recaudación, pues el Servicio Nacional de Aduana (Senae) cobró por este concepto US$1.884,68 millones, que representa el 59% del total recaudado.

De allí están los rubros cobrados por ad valórem (33%), Impuesto a los Consumos Especiales (5%), Fodinfa (2,91%) y otros (0,09%). En este último se incluyen ingresos por remates, ventas directas, tasas, costas procesales.

La recaudación del 2011 es la más alta de la última década, pues en periodos fiscales anteriores estas bordeaban los US$2.000 y US$2.500 millones cada año. Recién en el 2010 se logró pasar los US$3.000 millones.

El incremento de las recaudaciones del año pasado se vio empujado más en los últimos tres meses, cuando el promedio mensual bordeó los US$300 millones, según la Aduana.

Si bien el alza en las importaciones fue el principal componente para el crecimiento del recaudo, la aduana pondera el hecho de que parte de estas llegó para ser usada en la producción interna de bienes.

Xavier Cárdenas, director del Senae, indicó que cerca del 50% de las importaciones entraron al país con una tarifa arancelaria cero, en especial lo relacionado a materia prima, maquinaria, bienes de capital. “Esto es importante porque son signos de que la industria local está generando más mano de obra y productos finales”, dijo.

Para este 2012, en el que el se estima que las importaciones llegarían a US$24.000 millones, el Senae proyectó que las recaudaciones alcanzarán US$3.550 millones.