Nueva York. El índice de acciones estadounidense S&P 500 subió el viernes y cerró en su nivel más alto desde antes del colapso de Lehman Brothers en el 2008, siguiendo una senda de sostenidas ganancias apoyada en la recuperación de la economía local.

El índice ha avanzado más de un 8% este año, un repunte construido a partir de una sucesión de modestas ganancias con apenas una pocas pérdidas, ninguna mayor al 0,7%.

Muchos analistas aún esperan una retracción más significativa, pero los temores a una inminente corrección han sido atemperados por una serie de informes económicos positivos.

Los datos positivos del viernes incluyeron un informe mejor al esperado sobre la confianza del consumidor en febrero y ventas de viviendas nuevas el mes pasado que superaron los pronósticos de los economistas.

"El mercado está subiendo, no parece que haya mucha convicción en ambos lados", dijo Brian Lazorishak, gerente de cartera en Chase Investment Counsel en Charlottesville, Virginia.

La falta de convicción puede verse en los pocos volúmenes negociados en las últimas sesiones. Un promedio de 6.400 millones de acciones se negociaron diariamente esta semana en la Bolsa de Nueva York, el Amex y el Nasdaq, comparado con los 7.810 millones diarios durante febrero del 2011.

La volatilidad también se mantuvo baja. El índice de la volatilidad CBOE acumula un descenso de un 11% en lo que va del mes.

El promedio industrial Dow Jones bajó 1,74 puntos o un 0,01%, y cerró a 12.982,95 unidades, mientras que el Standard & Poor's 500 trepó 2,28 puntos o un 0,17%, y terminó a 1.365,74 unidades.

El índice Nasdaq Composite subió 6,77 puntos o un 0,23%, y cerró a 2.963,75 unidades.

Para la semana, el Dow y el S&P subieron alrededor de un 0,3% y el Nasdaq sumó un 0,4% para cerrar en su nivel más alto desde mediados de diciembre del 2000.

El S&P 500 cerró en su nivel más alto desde el 6 de junio de 2008, unos pocos meses antes de la quiebra de Lehman Brothers, cuando la crisis global de crédito ingresaba en un espiral fuera de control.

El S&P 500 ha tratado de trepar por encima de su máximo intradiario del año pasado, cercano a 1.370 puntos. El nivel ha mostrado fuerte resistencia en las últimas semanas, pero traspasarlo podría preparar al mercado para nuevas ganancias.

La confianza del consumidor de Estados Unidos alcanzó este mes su punto más alto en un año a pesar de un fuerte aumento en los precios de la gasolina, en tanto las ventas de nuevas viviendas descendieron pero con revisiones al alza de los meses anteriores ayudaron a confirmar que el mercado inmobiliario se encuentra en recuperación.

De acuerdo a datos de Thomson Reuters al viernes por la mañana, de las 461 compañías en el S&P 500 que reportaron ganancias, un 63,3% superó las expectativas, por debajo del 70% de los últimos cuatro trimestres pero por encima del promedio de un 62% desde 1994.