La Cámara de Comercio y Servicios criticó la incompatibilidad del discurso de austeridad que promueve el gobierno con un objetivo de déficit fiscal que fijó para el final del período de 2,5% del PIB. La gremial divulgó un informe de coyuntura donde volvió a hacer énfasis en el manejo de la política fiscal del Ejecutivo.

La cámara reconoce que hay variables donde el gobierno "no tiene margen de acción" como en el caso del fortalecimiento del dólar a nivel internacional, o la caída del precio de los commodities, la depreciación de las monedas en las economías emergentes y de socios claves como la Unión Europea.

Sin embargo, considera que hay elementos donde el gobierno debería actuar como es la política fiscal. "Las últimas declaraciones del ministro de Economía (Danilo) Astori, en referencia a las perspectivas de crecimiento de la economía, así como de las metas en materia de resultado fiscal, en cierta forma parecen no estar del todo alineadas con las ideas de mayor austeridad y menor gasto puesta sobre la mesa por parte de las mismas autoridades de gobierno", cuestiona el informe.

La gremial señala que si los ingresos aumentan en relación al aumento de la actividad económica y se mantiene la relación de presión fiscal (29%), "es posible determinar que para el cierre de 2019 –si los egresos se mantuvieran constantes–, se alcance una situación de superávit fiscal en el entorno del 0,7% del PIB.

Sin embargo, la meta prevista para el 2019 es llegar a un déficit fiscal del 2,5% del PIB, lo cual supone que no solo durante el período de gobierno los ingresos crezcan entorno del 14,75% (al igual que la actividad económica), sino que también lo hagan los egresos, en este caso 11,22%", alerta el trabajo.

Para la gremial, "sería importante utilizar esta próxima oportunidad de planificación del gasto (por el Presupuesto) para establecer reglas fiscales claras y concisas" para fortalecer las cuentas públicas.