San José. La Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (CACIA) manifestó este martes su oposición "al modelo agresivo de apertura del mercado local a las importaciones" que a su criterio impulsa el gobierno de la presidenta Laura Chinchilla, a través de acuerdos de libre comercio con otras naciones.

La CACIA aludió a la tercera ronda de negociación de un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Costa Rica y Colombia, que se desarrolla desde este lunes en la ciudad colombiana de Cali.

La CACIA sostuvo que mientras el Poder Ejecutivo propone la apertura del mercado de importaciones, "el país adolece de las condiciones necesarias para competir en el mercado local y ser más eficientes en los mercados de exportación".

Enfatizó que hay en Costa Rica carencia de avances en la mejora de los instrumentos de administración del comercio, inexistencia de un sistema de inocuidad alimentaria o de control y verificación de la reglamentación técnica.

"CACIA arremete contra estas iniciativas, por considerar que las mismos no vienen acompañados de procesos de mejora de la competitividad y el buen clima de negocios para este sector", indicó el gremio.

El sector solicitó de manera enfática que las partidas arancelarias de ciertos productos sensibles como lácteos, embutidos y grasas vegetales sean excluidas del programa de desgravación que incluye la negociación de un acuerdo comercial con Colombia.

Las delegaciones comerciales de Costa Rica y Colombia iniciaron este lunes una tercera ronda de negociaciones para la suscripción de un tratado de libre comercio bilateral, según informó el Ministerio de Comercio Exterior local (Comex).  

Las negociaciones, que durarán hasta el próximo viernes 26 de octubre en Cali, tratarán también aspectos referentes a los anexos de servicios e inversión del acuerdo comercial, informó el ministerio.

El Comex detalló la víspera que en esta oportunidad los negociadores abordarán temas relacionados con disciplinas normativas y la oferta de acceso de bienes y reglas de origen.

El viceministro de Comercio Exterior costarricense, Fernando Ocampo, afirmó que Colombia representa una importante oportunidad para Costa Rica, ya que la oferta exportable de ambos países es distinta y complementaria.  

Ocampo detalló que el 70% de las exportaciones colombianas del último año se concentraron en petróleo, metales y minerales; una economía basada en la extracción de recursos naturales en los que Costa Rica carece de una participación significativa.

"Colombia es un socio interesante para explorar y aprovechar nuevos ámbitos de escenario global, como los mercados emergentes y el comercio sur-sur", enfatizó.  

La negociación del TLC entre Costa Rica y Colombia incluirá un proceso de consultas sectoriales que tendrán lugar del 12 al 16 de noviembre en ambos países.  

La consolidación de este TLC permitiría a Costa Rica completar los acuerdos comerciales necesarios para integrarse como miembro pleno de la Alianza del Pacífico, bloque de países integrado por México, Perú, Colombia y Chile, con el objetivo de estrechar lazos con la región Asia-Pacífico.