El presidente de la Unión Industrial Paraguaya (UIP) manifestó su confianza en un país más organizado y con más inversionistas con Federico Franco al frente del Ejecutivo. El referente del gremio minimizó las amenazas de la Unasur.

Eduardo Felippo conversó con Unicanal sobre el panorama previsto tras la salida de Fernando Lugo y la asunción de Federico Franco como presidente de Paraguay.

“Lo primero que se me ocurre es: ¿de qué Mercosur me estás hablando?”, manifestó el empresario al ser abordado sobre la eventual salida de Paraguay del bloqueo regional como sanción de los países vecinos por el juicio político contra Lugo.

El presidente de UIP rechazó las amenazas de los organismos internacionales, como la Unasur, y aseguró que “acá no va a pasar absolutamente nada”.

Respecto al posible bloqueo comercial a Paraguay, mencionó que con Argentina el intercambio comercial está prácticamente paralizado.

“Esto no va a afectar en gran manera”, reafirmó.

En la víspera, cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) advirtieron sobre medidas contra el país, poco antes de consumarse la destitución de Lugo, y hablaron incluso de un golpe de Estado.

“La reacción de los países fue mucho antes de que el presidente (Lugo) aceptó la destitución”, reafirmó el empresario.

Felippo valoró la actitud de Federico Franco en su periodo de vicepresidente ante los inversionistas que llegaron al país en diversas ocasiones.

“Mucha gente vino a Paraguay con la esperanza de invertir y nunca pudimos conseguir que el Presidente (Lugo) dialogue con esta gente, y Federico fue quien nos atendió con gran interés”, refirió.

Estimó que con el nuevo gobierno en Paraguay se logrará afianzar las inversiones y varios empresarios que se retiraron decepcionados volverán al país.

“Va a haber un país más organizado y se va a poner orden y poner gente idónea en los ministerios. Va a hacer que haya más confianza de parte de los inversores”, estimó.

Fernando Lugo fue destituido este viernes por el Senado, que lo halló culpable de mal desempeño en sus funciones en un juicio político iniciado por mal desempeño en sus funciones.

Tras consumarse la salida del exobispo, el Congreso llamó a sesión para tomar juramente a Federico Franco, quien gobernará hasta el 15 de agosto del 2013.