Buenos Aires. El Gobierno de Argentina informaría un alza del 0,9% en los precios al consumidor de agosto. Pero la inflación calculada para el octavo mes del año por una mayoría de economistas privados duplicó esa cifra, mostró este viernes un sondeo de Reuters.

Analistas dijeron que los principales incrementos se registraron en los precios de alimentos, energía e indumentaria, y que se amplía la brecha entre las estadísticas oficiales y los cálculos de economistas privados.

La encuesta entre siete especialistas arrojó una medición mínima esperada para el Indice de Precios la Consumidor (IPC) del 0,8% y una máxima del 1,0%, con una mediana también del 0,9%.

"Siguen las subidas de precios, se nota en las remarcaciones en los supermercados, por eso, alimentos es el rubro de mayor impacto en el bolsillo y en en el IPC por su ponderación", dijo uno de los analistas consultados.

En un sondeo mensual realizado por el Banco Central, los operadores y analistas consultados estimaron que el Gobierno reportaría también una inflación del 0,9%.

Los precios minoristas subieron un 0,8% tanto en julio último, como en agosto del 2009, de acuerdo a las cifras oficiales ARECI09. Pero el incremento de la inflación, según los cálculos de analistas privados podría haber alcanzado un rango de entre un 1,5% y el 1,8% en el octavo mes del 2010, según las fuentes consultadas por Reuters.

"No olvidemos que una cosa es lo que publican (informan oficialmente) y otra es la realidad", agregó uno de los analistas pertenenciente a la banca privada. Desde hace tres años, los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) están bajo sospecha de manipulación para obtener réditos políticos y económicos.

El rubro 'Alimentos y Bebidas' "es claramente el ítem que lidera los aumentos -acumula 32% en el último año-", sin embargo, aunque "no se proyecta una marcada desaceleración, es probable que en los próximos meses (...) la oferta presione a la baja selectiva", dijo la consultora Analytica en un informe.

Expansión monetaria

Mientras que el Gobierno dice que cerrará el 2010 con una inflación de un dígito, los analistas privados consideran que llegaría a entre un 25% y un 30%, nivel en el que se cerraron algunos acuerdos de incrementos salariales.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, ha rechazado reiteradas veces las críticas al Indec, diciendo que los analistas privados no cuentan con los instrumentos necesarios para hacer cálculos confiables de la inflación.

Una reciente expansión del programa monetario en unos US$5.000 millones, por el mayor crecimiento de la economía, y un 2011 con proyecciones de creciente gasto público de cara a las elecciones presidenciales, aventuran renovadas peleas por los datos de la inflación.

"No hay elementos de política económica que apunten a un escenario de desinflación hasta el cambio de gobierno en diciembre de 2011. La reciente decisión de convalidar el aumento del gasto agregado en el nuevo programa monetario del Banco Central es parte de esa lógica", agregó Analytica.

El PIB de Argentina podría expandirse hasta el 9% en el 2010, de acuerdo a funcionarios gubernamentales, contra un crecimiento oficial del 0,9% en el 2009 y un esperado aumento en torno al 6% en el 2011.

Se espera que el reporte de inflación de agosto sea dado a conocer por el Indec el próximo miércoles a las 16.00 horas de Buenos Aires.