Londres. Los planes para el Brexit de la primera ministra británica, Theresa May, fueron rechazados este lunes por la Cámara alta del Parlamento, preparando el terreno para una confrontación con legisladores proeuropeos más tarde en la semana que pondrá a prueba su capacidad para liderar un gobierno en minoría.

Los ministros están buscando la aprobación del texto final sobre la legislación que pondrá fin a la membresía británica en la Unión Europea, la piedra angular del plan de May para abandonar el bloque en marzo del próximo año.

No obstante, el Gobierno está enfrentado a legisladores de su propio partido que piensan que el Parlamento debería tener un mayor peso en el proceso que le otorgan los ministros.

El resultado de ese pulso, que se dirimirá durante el intrincado proceso que se vivirá en los próximos días para aprobar diferentes propuestas entre las dos cámaras parlamentarias, definirá la capacidad de May para enfrentarse a los rebeldes que quieren una versión más suave del Brexit.

Con su votación, la Cámara alta -que no es electa- rechazó una propuesta presentada por el Gobierno para dar al Parlamento un voto simbólico en los próximos pasos, pero que no otorga poder a los legisladores para obligar a que los ministros cambien de rumbo.

La última confrontación ocurrió en la Cámara de los Lores, que votó por 354 a 235 en favor de un plan que permitiría al Parlamento diseñar los próximos pasos del Gobierno si los legisladores rechazan el acuerdo que May negocia con Bruselas, o si no llega a negociar uno.

Con su votación, la Cámara alta -que no es electa- rechazó una propuesta presentada por el Gobierno para dar al Parlamento un voto simbólico en los próximos pasos, pero que no otorga poder a los legisladores para obligar a que los ministros cambien de rumbo.

Los ministros afirman estar confiados en que podrán lograr un acuerdo de divorcio que será respaldado por el Parlamento y que cualquier discusión sobre el voto es hipotético. No obstante, insisten en que no se puede permitir que el Parlamento revierta el Brexit o ate las manos del Gobierno en las negociaciones.

La propuesta aprobada este lunes será votada ahora en la Cámara de los Comunes este miércoles, mientras la facción proeuropea sigue buscando una avenencia, aunque advierte de que podría hacer caer al Gobierno si no se cumplen sus demandas.