Santiago. Un informe de la dirección general de relaciones internacional (Direcon) de Chile demostró que el intercambio comercial entre este país y la Unión Europea sumó 165% de crecimiento, con un promedio anual de 13,2%.

Sólo durante el año pasado, señala el diario La Nación, las importaciones alcanzaron US$7.651 millones, mientras que las exportaciones al viejo continente fueron de US$12.173 millones de dólares.

Los productos más vendidos a la Unión siguen siendo los minerales y frutas, pero lejos el líder de la oferta es el cobre.


Los principales mercados fueron Holanda, España, Italia, Inglaterra y Francia.

Entre 2003 y 2008 se registró un promedio anual en la expansión bilateral de 22,2%, luego, debido a la crisis económica las cifras bajaron, pero tuvieron un fuerte repunte en los últimos meses.

La UE es el segundo destino más importante para las exportaciones chilenas, después de China, ello debido a las preferencias arancelarias y los tratados de libre comercio firmados con 27 países que integran el bloque.