China. Un informe prevé que las adquisiciones e inversiones estratégicas de empresas chinas relacionadas con la denominada "Iniciativa de la Franja y la Ruta" se mantengan fuertes en 2017 a pesar de la incertidumbre con respecto a las perspectivas económicas y políticas mundiales.

El documento Guía de Inversión en el Exterior para las Empresas Chinas en 2017, elaborado por Deloitte y publicado hoy miércoles, señala que, con las iniciativas del gobierno chino, los países de la Franja y la Ruta están emergiendo como zonas de atracción de la inversión del país asiático en el exterior, en especial en el caso del Sur y el Sudeste Asiático, debido a su enorme potencial de mercado.

Europa Occidental y Norteamérica seguirán siendo los mayores receptores de inversión procedente de China, pero los nuevos liderazgos políticos en economías clave en estas regiones realizarán ajustes en sus relaciones comerciales con China.

A pesar de estos cambios, invertir en mercados foráneos se ha convertido en una tendencia irreversible para las empresas chinas, y el gobierno del país continuará estimulando las inversiones estratégicas en el exterior de las empresas como una manera de optimizar su estructura económica, según el informe.

En 2017 las empresas chinas seguirán siendo agresivas en las adquisiciones que estén relacionadas directamente con sus actividades principales, con el objetivo de obtener una tecnología madura y recursos en la cadena de suministro.

Deloitte predice que las fusiones y adquisiciones relacionadas con la producción inteligente, la economía digital y la actualización del consumo adquirirán protagonismo en las inversiones chinas en el exterior este año.

"El año 2016 estuvo marcado por una serie de eventos tipo cisne negro que señalaron un cambio drástico en el rumbo actual de la globalización. Sin embargo, no lo vemos como el final, sino como un nuevo capítulo de la globalización", indicó el economista jefe de Deloitte China, Xu Sitao.

"En este nuevo giro de la globalización, creemos que China se someterá a una transformación para pasar de participar pasivamente en la división mundial del trabajo a remodelar de forma activa la cadena de valor global", agregó.

La iniciativa de la Franja y la Ruta, propuesta por China en el 2013, se refiere a la construcción de la Franja Económica de la Ruta de la Seda y la Ruta de la Seda Marítima del siglo XXI. Está dirigida a construir una red de comercio e infraestructuras que conecte Asia con Europa y África a lo largo de las antiguas rutas comerciales.