Asunción. El economista explica que luego del boom de la inversión extranjera en 2011 y 2012, y la incertidumbre política de 2013, año en que hubo un fuerte bajón en las inversiones foráneas, en 2014 los flujos de capital recomenzaron y se observa un proceso ascendente pero que aún resta superar algunos desafíos para lograr un crecimiento importante de la inversión extranjera en los próximos años, ligados a la mejora de la infraestructura.

Según cifras oficiales, la IED comenzó a recuperarse desde el 2006, con flujos netos anuales del alrededor de US$ 200 millones, hasta lograr un salto sin precedentes en 2011 y 2012, con flujos que alcanzaron los US$ 700 millones.

Luego en el 2013 se dio una caída muy fuerte de los flujos de la IED, que denotaba una actitud de cautela de los inversores extranjeros en un período de cambio de gobierno. Para fines de 2014, la IED vuelve a ubicarse en los niveles anteriores al gran boom de 2011 y 2012.

La recuperación de la inversión foránea en 2014 tiene como motor principal los flujos destinados a la intermediación financiera (bancos, seguros, etc.), que también fue la actividad más dinámica en los últimos años dentro del sector de servicios y comercio, según el reporte de Cadep.

El informe también destaca el origen de los principales inversores en el Paraguay. Encabezan esta lista Estados Unidos y Brasil, seguidos por Argentina y España. En términos de los flujos de IED acumulados desde 2003 hasta 2014, Estados Unidos se constituye en el principal país de origen de la IED en el Paraguay, con una participación del 38%. Brasil se ubica en segundo lugar con el 16% y luego Argentina, Holanda y España con una menor proporción.