Los jefes de Estado del Mercado Común del Sur (Mercosur) se reunirán el miércoles próximo en la ciudad argentina de Paraná, 370 kilómetros al norte de Buenos Aires, con la necesidad de revitalizar el costado material del bloque.

El encuentro, el número 47 en su tipo, reunirá a los presidentes de Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, que buscarán dotar de mayor dinamismo al Mercosur, creado en 1991.

Como es tradición en este tipo de encuentros, el lunes se llevarán a cabo las reuniones técnicas, protagonizadas por funcionarios del nivel de Secretarías de Estado, que trabajarán en los documentos que, el martes, pulirán los cancilleres.

De esa manera, los ministros de Relaciones Exteriores elevarán los materiales a los jefes de Estado, que sesionarán el miércoles en un centro de convenciones de la ciudad de Paraná denominado La Vieja Usina, que fue puesto en valor durante los últimos meses para albergar las deliberaciones.

El tema principal será el comercial, toda vez que el bloque debe estudiar la prórroga de las listas de cada país miembro con las excepciones al Arancel Externo Común (AEC).

El viernes, el canciller argentino, Héctor Timerman, aseguró que el comercio entre los países del bloque creció "450% en los últimos 10 años".

Al inaugurar en Buenos Aires el IV Foro Empresarial del Mercosur, el funcionario subrayó que "en la última década hemos avanzado mucho, la asociación e intercambio entre empresas de la región se ha intensificado notablemente".

Sin embargo, la coyuntura económica de Argentina, con restricciones cambiarias, una inflación superior al promedio y una menor llegada de inversiones extranjeras, es un desafío para la reconversión de la Unión, advirtió horas después de que hablara Timerman un informe privado especializado difundido en Buenos Aires.

El reporte fue elaborado por la consultora Abeceb.com, que anticipó que la cumbre será un "cara a cara con los cuestionamientos" .

"La contracción del comercio intrazona y la reducción de las inversiones brasileñas en nuestro país exhibe un nuevo escenario en el bloque comercial", estimó la firma, que, además, enfatizó que "la ocasión no encuentra a la unión aduanera en su momento más sólido" .

El comercio intrazona ha perdido incidencia en forma progresiva en las exportaciones totales del bloque. En el año 2010 las exportaciones a los estados parte ocupaban el 16% del total de las ventas externas. Esta cifra se reducirá al 13% al cierre del año 2014, auguró el estudio.

Para Mauricio Claverí, coordinador de Comercio Exterior y Negociaciones Internacionales de la consultora, "el Mercosur desde su creación se basa en la fuerte integración de Argentina y Brasil y fue concebido ante todo como una iniciativa comercial. Desde esta perspectiva, el actual estado de la relación bilateral y la contracción del intercambio intrazona impacta en los fundamentos originales del bloque" .

Por el lado de las inversiones "el panorama también es poco alentador. Los capitales brasileños que a principio de la década posicionaron al país vecino como uno de los principales inversores de Argentina, hoy se direccionan a destinos más dinámicos de la región como México, Colombia o Perú" , añadió.

En ese sentido, puntualizó que en 2006 los desembolsos ascendían a US$1.317 millones; en 2013 se redujeron a 446 millones y en el primer semestre de este año alcanzaban los 64 millones, sobre la base de datos del Banco Central de Brasil.

En el caso particular de la Argentina, al momento de la creación del Mercosur representaba el 15% del producto de América Latina, mientras que esta incidencia se redujo al 7,6% en 2013.

"Se desprende entonces que el Mercosur y la profundización del proceso de integración hacia dentro del bloque y con el mundo enfrentan múltiples desafíos. En particular, en un espacio global que se encuentra en pleno cambio" , indicó el analista.

Al respecto Claverí destacó además que "a nivel de política internacional, el escenario se altera con el aumento del protagonismo de los países asiáticos, por lo que la estrategia de integración debe contemplar un acercamiento a la Alianza del Pacífico" .

"El futuro del Mercosur parece recaer en una rediscusión de la política externa argentina y, dada la actual coyuntura, es probable que dicha definición sea tarea del próximo gobierno" , finalizó Claverí.