Bogotá. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, descartó renegociar un Tratado de Libre Comercio que firmó con Estados Unidos y que está pendiente de su ratificación en el Congreso estadounidense y dijo que si el acuerdo no es aprobado este año su país dejará de insistir.

En una entrevista publicada este domingo por la revista Semana, el mandatario colombiano aseguró que el tema del tratado comercial con Washington ha sido doloroso y aunque está estancado por problemas internos de Estados Unidos, a la mayoría de gente se le está agotando la paciencia.

"Si el TLC no se aprueba este año, no seguiremos insistiendo", aseguró el mandatario colombiano quien antes de llegar a la presidencia fue ministro de Defensa, de Hacienda y de Comercio Exterior.

Santos dijo que Colombia contempla la posibilidad de buscar otros mercados ante la persistente negativa de Estados Unidos de ratificar el tratado comercial que se firmó en el 2006.

"Buscar otros mercados. Hay vida sin ese TLC. Aunque soy relativamente optimista sobre la aprobación del tratado", declaró el presidente.

"Los congresistas más importantes de los dos partidos ahora están a favor. Incluso algunos que eran enemigos acérrimos, como Sander Levin y Jim McGovern, ya no se oponen. Paradójicamente, el problema ahora está en la Casa Blanca, que tiene dividido su corazón", afirmó.

El representante comercial de Estados Unidos, Ron Kirk, anunció la semana pasada que buscaría resolver los problemas que impiden ratificar los tratados de libre comercio con Colombia y Panamá en medio de la presión de los republicanos para aprobarlos y dijo que hay "temas serios que resolver".

Kirk anunció que un grupo de la oficina de representación comercial de Estados Unidos viajará a Colombia para conversar sobre cómo resolver los problemas relacionados con leyes laborales y la violencia contra líderes sindicales.

"El Tratado está firmado y aprobado por nuestro Congreso. Está cerrado con candado. No hay posibilidades de renegociar", advirtió Santos.

Aunque Estados Unidos es el principal socio comercial de Colombia, el destino principal de sus exportaciones y el mayor aliado en la lucha contra el narcotráfico, Santos ha planteado una relación de igual a igual con Washington.

Por otra parte, el mandatario se declaró dispuesto a analizar la posibilidad de legalizar las drogas como un mecanismo para reducir la violencia.

"Es una alternativa que podemos discutir. No estoy contra ninguna fórmula que sea efectiva. Y si el mundo decide legalizar y cree que así se reducen la violencia y la criminalidad, yo podría acompañar eso", afirmó.

Colombia es considerado como el primer productor mundial de cocaína con 410 toneladas anuales y del narcotráfico obtienen millonarios ingresos la guerrilla izquierdista, bandas criminales conformadas por antiguos paramilitares de ultraderecha y carteles de las drogas involucrados en un violento conflicto interno de más de cuatro décadas.