Huntsville, Canadá. El Grupo de los Ocho países más industrializados abandonó el sábado un compromiso para completar la atribulada ronda de comercio de Doha este año y prometió seguir negociaciones comerciales bilaterales y regionales hasta que pueda lograrse un acuerdo global.

Miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC) lanzaron la ronda de Doha en 2001 pero las conversaciones se han paralizado en medio de discusiones sobre cuánto deben recortar los países ricos los subsidios agrícolas y los aranceles, a cambio de que las naciones en desarrollo abran sus mercados.

Un comunicado emitido al final de la cumbre del G8 dijo simplemente que los miembros renovaban su promesa de terminar la ronda. El año pasado, tanto una cumbre del G8 en Italia como una reunión en Pittsburg del Grupo de las 20 (G20) mayores economías desarrolladas y emergentes se comprometieron a terminar en 2010.

El primer ministro canadiense, Stephen Harper, quien presidió la cumbre del G8, usó palabras como "en algún punto" y "eventualmente" para describir cuándo podría hacerse el acuerdo.

"Nunca iría tan lejos como para decir que Doha está muerto. No creo que sea verdad y no creo que podamos decir eso. Tenemos que hallar un camino con el tiempo para obtener una conclusión exitosa", dijo en una conferencia de prensa.

"Los que favorecemos la liberalización del comercio no vamos a permanecer quietos (...) Canadá y muchos otros gobiernos están comprometidos a seguir más agresivamente acuerdos comerciales bilaterales y regionales como forma de comenzar el proceso mientras veamos que las charlas de Doha siguen paralizadas", dijo.

Ministros de comercio han dicho durante largo tiempo que un acuerdo comercial multilateral en la OMC es más beneficioso para la economía mundial que los más limitados acuerdos bilaterales y regionales.

Canadá, que está sosteniendo conversaciones con la Unión Europea sobre un acuerdo de libre comercio, ha firmado en años recientes tales acuerdos con Israel y Chile. Junto con Estados Unidos y México, es parte del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que entró en vigor en 1994.