Asunción. El comportamiento interanual de las ventas al quinto mes del año se explica principalmente por el desenvolvimiento desfavorable en las ventas de la rama comercial, según se desprende del Estimador Cifras de Negocios (ECN), elaborado por el Banco Central del Paraguay (BCP). Dicho indicador registra una variación interanual del -2,4%, en comparación a mayo de 2014. Mientras que las ventas acumuladas entre enero y mayo de este año suman apenas 0,4%.

El bajo desempeño de las ventas es una consecuencia de la desaceleración de la economía, que obligó recientemente al Banco Central a reducir su expectativa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de un 4,5% a 4%.

A pesar de las mermas en el segmento comercial, las ventas mostraron una arista más vigorosa en otros sectores, como el de servicios y, en menor medida, el desempeño de las ventas de la rama industrial manufacturera.

La rama comercial mostró, en términos globales, comportamientos desfavorables en sus ventas, en especial en aquellas subramas ligadas al comercio de productos de origen importado. En efecto, hay reducciones en la ventas de automotores, equipamientos para el hogar, combustibles, gas derivado de petróleo y alimentos, bebidas y tabaco.

En línea con la caída de ventas y menor consumo, se desató una crisis comercial que afecta mayormente, además de Ciudad del Este (Alto Paraná), a Pedro Juan Caballero (Amambay) y Salto del Guairá (Canindeyú), donde están instalados los grandes centros comerciales de rubros importados, cuya principal fuente de ingresos sos es el comercio.

Se estima que unos 1.000 comercios ya cerraron en Ciudad del Este y los recortes del personal están a la orden del día.

Pero no todas las ramas comerciales presentaron bajas, ya que según el reporte del Banco Central, las cadenas de supermercados, de productos químicos-farmacéuticos, de prendas de vestir y de materiales de construcción, registraron resultados positivos en sus ventas.

Las ventas del sector servicios, en su conjunto, experimentaron un crecimiento, entre las que se destacaron las ventas de los servicios de energía eléctrica y agua, de transporte de pasajeros y carga, hoteles y restaurantes y los servicios a los hogares y a las empresas.

Finalmente, la rama industrial manufacturera registró un comportamiento favorables en la fabricación de productos minerales no metálicos, la industria de metal básico y de productos metálicos, las industrias químicas y plásticas, la industria textil y de prendas de vestir.

En tanto que las industrias de alimentos, bebidas y tabaco tuvieron resultados levemente desfavorables, sobre todo por el desempeño observado en la industria cárnica y de bebidas y tabaco, según el reporte.