Foz de Iguazu. El Mercosur lanzó este jueves un plan para adoptar políticas comerciales, de inversión y de inmigración comunes, como una vía para impulsar el fuerte crecimiento económico de la región.

En el marco del plan, sus cuatro miembros plenos -Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay- acordaron elaborar garantías a la inversión, leyes antimonopolios y una política única para la industria automotriz.

Además, aspiran a eliminar las actuales barreras que pesan sobre la industria de servicios y algunas exenciones arancelarias sobre bienes que han puesto a prueba la unidad del bloque comercial.

Tras una década de crisis políticas y económicas durante la que el futuro del Mercosur estuvo en serio riesgo, la unión aduanera cobró un nuevo impulso este año. Los líderes sudamericanos están hablando nuevamente de crear un bloque al estilo de la Unión Europea.

Las economías del Mercosur están creciendo a un ritmo anual de entre 7,5% y 9%. El comercio interno, incluyendo a aquel con la candidata a integrar el bloque, Venezuela, se ha disparado a casi US$40.000 millones en pocos años desde una fracción de esa cifra.

"El Mercosur se iba a desintegrar. Pese a las proyecciones pesimistas, está avanzando", dijo el saliente canciller brasileño Celso Amorim, en un alto de una cumbre del bloque en la ciudad brasileña de Foz de Iguazú, sede de las famosas cataratas.

La creciente unidad del grupo podría ayudar además a fortalecer la posición de Sudamérica en las negociaciones comerciales con otros países y bloques, como con la Unión Europea.

El Mercosur "se está volviendo un punto de referencia creciente para la inversión internacional", dijo Amorim, citando encuentros que mantuvo el jueves con representantes comerciales de Australia, Emiratos Arabes y Turquía.

El canciller brasileño indicó además que el Congreso de Paraguay aprobaría el próximo año la entrada de Venezuela al Mercosur, citando información de fuentes diplomáticas brasileñas y de autoridades paraguayas.

Paraguay es el único miembro del Mercosur que aún no ha ratificado el ingreso de Venezuela al bloque.

"Hemos hecho visitas a Paraguay", afirmó Amorim a periodistas. A inicio de diciembre, el gobierno paraguayo retiró del Congreso, por segunda vez este año, el protocolo de adhesión de Venezuela, ante la posibilidad de que fuera rechazada por los legisladores.

Debido a las fuertes lluvias que azotan a Venezuela, el presidente Hugo Chávez decidió no asistir a la cumbre, pero envió a representantes.

En una muestra simbólica de unidad, el autobús que trasladará a los jefes de Estado el viernes tendrá una patente con el logo del Mercosur que la región adoptará en los próximos años para facilitar los viajes y restringir el robo de autos.

"Queremos poner al Mercosur en el garaje de todo el mundo", afirmó Antonio Ferreira Simoes, un importante diplomático brasileño que participó de la elaboración del plan.

Además, señaló que los 240 millones de habitantes del Mercosur tendrían en los próximos años documentos comunes de identidad.