Ciudad de México. Bajo la premisa de que continúa "la incertidumbre en los mercados internacionales energéticos y la agudización del proceso recesivo mundial", el gobienro mexicano instauró un alza en el precio del gas licuado.

El incremento fue firmado por el presidente Felipe Calderón, la buena noticia es que tendrá vigencia sólo durante este mes.

La medida implica que el precio promedio ponderado nacional al público del gas licuado será de 8,68 pesos (US$0,70) por kilogramo antes del IVA, lo que significa 60 centavos (US$0,04) más que durante el año pasado.

Para el diputado del PRI Pedro Ávila Nevárez, entrevistado por el diario Milenio, es insostenible para la economía de las familias mexicanas estos constantes incrementos en los preciso.

Aunque el alza regirá hasta el 31 de enero, lo cierto es que se registrarán alzas en bienes y servicios que podrían mantenerse.

Se espera, por ejemplo, un aumento en el precio de la cajetilla de cigarros con un aumentos de siete pesos (US$0,5) y de casi cinco pesos (US$0,4) la de catorce.

En el caso de las bebidas energéticas se prevé un alza de de un 25%.