México impondrá aranceles de entre 15 y 25% a productos de acero y algunos bienes agrícolas procedentes de Estados Unidos, informó este martes la Secretaría de Economía, después de anunciar que tomaría medidas en respuesta a las tarifas comerciales aplicadas por el Gobierno de Donald Trump.

El ministerio publicó una lista de nuevos aranceles en el diario oficial del Gobierno que incluye un cargo impositivo de 20% a las importaciones de carne de cerdo, manzanas y papas estadounidenses y tarifas de entre 20 y 25% sobre varios tipos de quesos y whisky americano.

La Secretaría mexicana anunció también una cuota libre de aranceles de 350.000 toneladas a las importaciones de patas y paleta de cerdo procedentes de otros países.

La semana pasada, México dijo que las represalias se aplicarán a las piernas y paletas de puerco de los proveedores estadounidenses, que representan alrededor de un 90% de las importaciones anuales de los cortes y equivalen a más de US$1.000 millones.

Otros funcionarios de la industria apuntaron como posibles proveedores sustitutos de carne de cerdo a Canadá, que tiene acceso libre de aranceles al país gracias al TLCAN, o a la Unión Europea, que recientemente concluyó un pacto comercial con México que permite importación del producto libres de impuestos, aunque incluye restricciones como cuotas de volumen.

"Es el 20% a piernas y paletas, fresca y congelada, en las fracciones arancelarias de con hueso y sin hueso”, dijo Heriberto Hernández, presidente de la asociación mexicana de productores porcinos OPORPA, tras sostener una reunión informativa el lunes con el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, y su equipo.

El Gobierno aún no ha dado detalles sobre los aranceles y tampoco respondió de inmediato a una solicitud de información.

Hernández sostuvo que respalda la decisión del Gobierno mexicano y que no espera que la medida provoque una alza de los precios del cerdo en México porque “hay muchas alternativas” a los proveedores de Estados Unidos.

Los aranceles son una respuesta a la decisión que tomó la semana pasada el Gobierno de Donald Trump de imponer tarifas al acero y aluminio de exportadores mexicanos, afirmando que varios países incurren en una competencia que daña la seguridad nacional de Estados Unidos.

La decisión de Estados Unidos de imponer aranceles al acero y aluminio ha complicado las negociaciones con México y Canadá para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Otros funcionarios de la industria apuntaron como posibles proveedores sustitutos de carne de cerdo a Canadá, que tiene acceso libre de aranceles al país gracias al TLCAN, o a la Unión Europea, que recientemente concluyó un pacto comercial con México que permite importación del producto libres de impuestos, aunque incluye restricciones como cuotas de volumen.

Los ejecutivos dijeron que los nuevos gravámenes se publicarán el martes en el Diario Oficial de México y que entrarían en vigor el miércoles.

El año pasado, México adquirió cerca de 650.000 toneladas de piernas y paletas de cerdo por un valor estimado de US$1.070 millones, según datos del gobierno, mientras que las importaciones totales de carne de cerdo del país en 2017 sumaron alrededor de 840.000 toneladas.