México dijo este jueves que buscará autorización de la Organización Mundial de Comercio (OMC) para suspender beneficios comerciales a Estados Unidos por un monto de US$653 millones, en medio de una disputa que lleva junto con Canadá en contra de las reglas de etiquetado de su vecino del norte.

Canadá solicitó a su vez a la OMC autorización para suspender beneficios a Estados Unidos por un monto de US$3.000 millones canadienses.

La OMC ratificó a mediados de mayo un fallo acerca de que las reglas de etiquetado de carne de Estados Unidos (COOL por sus siglas en inglés) colocan en desventaja a las exportaciones de alimentos en el mercado estadounidense y respaldó pedidos para que Estados Unidos las revoque o se arriesgue a costosas represalias.

México y Canadá, que han librado una larga batalla en la OMC, ya habían dicho que buscarían autorización del organismo del comercio mundial para aplicar represalias a importaciones desde Estados Unidos, pero no habían hablado de montos concretos.

"Seguiremos solicitando a Estados Unidos derogar la legislación sobre COOL para carne de ganado bovino y porcino y cumplir con sus obligaciones internacionales", dijeron los gobiernos de ambos países en un comunicado conjunto.

"Los Gobiernos de México y de Canadá continuarán trabajando estrechamente para resolver esta importante disputa comercial con Estados Unidos, con el fin de defender a nuestros agricultores y ganaderos y mantener empleos y la prosperidad económica en toda América del Norte", agregó el documento.

Las reglas de etiquetado, cuyos defensores dicen que dan a los consumidores información crítica sobre la procedencia de la carne, exigen a los minoristas de alimentos informar el país donde el animal nació, fue criado y faenado.

México, Canadá y Estados Unidos son miembros del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).