México y China, los principales abastecedores de productos manufacturados en el mercado estadounidense, han tomado otro campo de competencia con la devaluación de sus monedas frente al dólar, lo que modifica su competitividad exportadora.

Para las empresas que producen desde México, la lucha contra sus pares chinas por colocar productos como computadoras, televisores y teléfonos en Estados Unidos se ha mantenido tan cerrada, que pequeñas modificaciones en los costos de producción pueden hacer la diferencia entre permanecer o ser desplazado en ese mercado.

El yuan frenó su devaluación. Cerró el viernes en 6,3912 por dólar, una apreciación de 0,11%, pero la depreciación en la semana llegó a 3%, la mayor desde 1994.

“(La semana pasada) se mantuvo la incertidumbre por el efecto que podría tener la reciente devaluación del yuan en la economía global y en los commodities”, dijeron Ismael Capistrán y Jaime Ascencio, analistas de Actinver.

En un caso avasallador, China exportó aparatos de telefonía por US$59.679 millones a Estados Unidos en el 2014, con una participación de mercado de 62,1%, de acuerdo con datos del Departamento de Comercio de Estados Unidos. Las ventas de México, el segundo proveedor de esos productos, fueron por US$9.329 millones, con una participación de mercado de 9,7%.

El dominio no sólo consistió en la cantidad embarcada, sino también en el rito de su crecimiento. En los últimos cuatro años, las exportaciones chinas de aparatos de telefonía aumentaron a una tasa media anual de 19%, mientras que las de México retrocedieron 7%.

Situaciones similares ocurren en la competencia por vender máquinas para el procesamiento de datos (una participación china de 65,9% y una mexicana de 16,5%), o aparatos receptores de televisión (casi parejas, México con 44% y China con 43,5%).

La fortaleza del dólar le permite a China y México ser más competitivos comercialmente en el mercado de Estados Unidos frente a los productores estadounidenses.

“La depreciación del yuan no sería un signo de una guerra de divisas. Sería una señal de que el yuan se está comportando más como otras monedas de mercados emergentes con libre flotación, incluyendo el peso mexicano, el real brasileño y la rupia india, todas las cuales se han depreciado frente al dólar en este año”, indicó un reporte de la empresa estadounidense PNC Financial Services Group.