Ciudad de México. Un camión de carga mexicano cruzó este viernes hacia Estados Unidos, y México retiró los aranceles que había impuesto a varios productos estadounidenses, poniendo fin a una larga disputa comercial entre ambos países.

Funcionarios mexicanos y estadounidenses acudieron al cruce fronterizo entre las ciudades de Laredo, Texas, y Nuevo Laredo, Tamaulipas, para ver la entrada del camión que transporta una torre para perforación de pozos, dijo la Secretaría de Economía de México.

Permitir la entrada de camiones de carga mexicanos a suelo estadounidense deberá reducir los gastos de transporte transfronterizo en 15%, explicó el secretario de Economía de México, Bruno Ferrari, a inicios de este mes.

Las empresas transportistas mexicanas deben solicitar un permiso para participar en un programa de inspección monitoreo firmado por los presidentes Barack Obama y Felipe Calderón en julio.

"Este primer cruce, bajo el nuevo programa, representa un paso fundamental para el pleno cumplimiento de los compromisos de Estados Unidos en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan)", dijo la secretaría en un comunicado.

Estados Unidos se comprometió a permitir la entrada de transportistas mexicanos bajo el Tlcan, que entró en vigor en 1994, pero por presión del sindicato de transportistas en el Congreso estadounidense, el paso libre se ha obstaculizado.

Ante esas trabas, México impuso aranceles a una lista de productos estadounidenses, que fueron rebajados al 50% con la firma del acuerdo entre Obama y Calderón, y finalmente retirados este viernes con el cruce del primer camión mexicano, como acordaron.