La producción de estaño en Bolivia, cada vez toma más fuerza, y es por esto que la busqueda de nuevos mercados se mantiene siempre en la mira de productores.

Siguiendo esta premisa, México se convirtió en el cuarto mercado más grande para esta industria, y a donde se destina el 15% de la producción nacional, informó el gerente general de la empresa metalúrgica de Vinto, Ramiro Villavicencio, en entrevista con radio Fides, citada por La Razón.

"México, por la nueva aplicación del estaño en la industria automotriz y aleaciones de bajo punto de fusión, es un mercado que se nos está abriendo con aportes importantes para nuestra comercialización", explicó el ejecutivo.

El mercado más importante para la nación altiplánica es Estados Unidos, seguido por la Unión Europea, China y México."Nosotros producimos alrededor de mil toneladas métricas finas de estaño metálico por mes, y lo de Venezuela debe ser el 5%, porque lo demás ya está comprometido". 

Según el empresario, el año 2009 se generaron 11.800 toneladas de metálico, lo que representó un récord los últimos 11 años.

"Hemos cerrado contrato con Huanuni y con varias cooperativas que nos van a favorecer; nosotros compramos cualquier tipo de concentrados de estaño, ya sea de alta, media o baja (calidad), no tenemos problemas”, señaló.

Para Villavicencio, Vinto ha mostrado resultados positivos el año anterior y este 2010, aspecto que se pretende continuar, en función del modelo estratégico que busca ser una compañía altamente competitiva.

La empresa fue nacionalizada en febrero del 2007. Hasta entonces estaba administrada por Sinchi Wayra, socia de la suiza Glencore Internacional.  Vinto fue privatizada por la firma inglesa Allied Deals PLC en 1999, durante el segundo gobierno del presidente Hugo Banzer Suárez por US$14,7 millones.