Ciudad de México. México ve un 40% de probabilidad de cerrar un acuerdo sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) antes de sus elecciones presidenciales del 1 de julio, dijo este viernes el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo.

Agregó que el éxito del proceso depende de que Estados Unidos entienda que ello requiere de equilibrios y flexibilidades.

Tras nueve meses de negociaciones para modernizar el TLCAN -vigente desde 1994-, las reuniones entre México, Canadá y Estados Unidos están estancadas en el tema de reglas de origen y contenido automotor, que dictaminan qué porcentaje de un auto debe ser producido en el bloque para estar libre de aranceles.

"Tendríamos una posibilidad de cerrarlo antes de la elección (presidencial mexicana) si Estados Unidos entiende que esto requiere equilibrios y flexibilidades", dijo Guajardo en una entrevista a la televisora local Televisa.

"Existe una probabilidad de 40% de poder lograrlo antes (del 1 de julio). Después del 1 de julio y antes de la elección (legislativa de Estados Unidos en noviembre) le aumentaría la posibilidad aproximadamente otro 40%", agregó.

Funcionarios estadounidenses han dicho que se necesita algún tipo de acuerdo en las próximas semanas para evitar que las negociaciones afecten las presidenciales mexicanas y los comicios legislativos estadounidenses de noviembre.

Y aunque Guajardo coincidió en que hay que cerrar un acuerdo lo más rápido posible para evitar incertidumbre, destacó que la negociación y la posibilidad de poder encontrar una solución no debe estar en función de los calendarios políticos.

El jueves, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que se mantiene optimista en lograr un TLCAN que beneficie a los tres países.

Guajardo dijo que el anuncio del presidente Donald Trump sobre una investigación que pudiera traducirse en tarifas de hasta 25% para las importaciones de vehículos llevará tiempo y no tiene por qué distraer la estrategia "sólida y bien pensada" de México en la renegociación del TLCAN.

Recientemente, México respondió a las últimas propuestas de Estados Unidos con la oferta de que el 20% de cualquier auto fabricado en Norteamérica se produzca en áreas con altos salarios, dijo una fuente mexicana. Pero Washington sigue firme en un propuesta del 40%.

Guajardo reiteró que si bien la posición de México es establecer un incentivo para que se produzca más en América del Norte y aumente la integración regional, hay que analizar cómo están integradas las empresas de este mercado.

"Analizar y tratar de acomodar un acuerdo sería más sencillo si no hubiese una cláusula de terminación (sunset)", agregó.