El acuerdo entre Mexico y la República de Costa Rica sobre el intercambio de información en materia tributaria, firmado el día 25 de abril de 2011, en México, surge como una respuesta al esfuerzo que la nación azteca y Costa Rica han desarrollado para proveer herramientas eficaces para el combate a la evasión fiscal, de acuerdo a los estándares internacionales que hoy rigen a nivel mundial.

El propósito del acuerdo es promover la cooperación internacional en materia tributaria a través del intercambio de información. Esto le permitirá tanto a México como a Costa Rica aplicar su legislación tributaria y verificar que en el futuro se paguen las cantidades que conforme al derecho de cada uno de los países se deban cubrir por parte de los contribuyentes.

Los impuestos comprendidos por el acuerdo son los impuestos de cualquier clase y naturaleza exigidos por ambos países a la fecha de su firma. El acuerdo también se aplicará a los impuestos idénticos o sustancialmente similares que se establezcan con posterioridad a la fecha de firma, y a los que se adicionen o sustituyan a los actuales.

Derivado de las negociaciones, el convenio permite un combate más eficaz en la lucha contra la evasión y el fraude fiscal, en virtud de que prevé un procedimiento de cooperación entre las administraciones tributarias de ambos países para el intercambio de información fiscal, mediante el cual se permite verificar el adecuado cumplimiento de las obligaciones fiscales de los contribuyentes mexicanos con inversiones en el extranjero.

Uno de los beneficios más importantes que aporta este Acuerdo es el permitir a México solicitar la información que se encuentre en posesión de bancos y de otras instituciones financieras de Costa Rica.

Asimismo, el Acuerdo establece un mecanismo de Procedimiento de Acuerdo Mutuo para resolver de una forma amistosa los conflictos que puedan surgir de su aplicación e interpretación.

Este acuerdo forma parte de una serie de tratados similares que suscribe México, siguiendo las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y la práctica internacional, con los que se logra dar un paso más en el esfuerzo global de establecer una red de tratados basada en la cooperación entre países, cuyos pilares esenciales, transparencia e intercambio efectivo de información en materia tributaria, fortalecerán los ingresos tributarios de nuestro país.