El presidente de Perú, Ollanta Humala, y el de México, Enrique Peña Nieto, participaron este sábado como ponentes en el Foro de Boao, el "Davos asiático", donde subrayaron los atractivos de dos países en transformación y presentaron la Alianza del Pacífico, que formaron en 2012 junto a Colombia y Chile.

En la primera vez que este foro de doce años de historia dedica uno de sus paneles a la región latinoaméricana, los dos mandatarios presentaron ante líderes empresariales asiáticos los recientes progresos económicos y sociales en sus países y mostraron su deseo de una mayor interrelación con la dinámica Asia.

Humala abrió la conferencia destacando que Asia y América Latina son ya responsables de un tercio de la actividad económica mundial, por lo que su Gobierno ha puesto el énfasis en desarrollar la relación con "uno de los motores económicos del mundo, y región líder en varios campos, incluido la innovación científica".

El presidente recordó que Asia es desde 2012 el primer destino de las exportaciones peruanas (un 30 por ciento del total), y que en cuatro años el comercio entre Perú y esa región se ha duplicado, hasta superar los US$26.000 millones.

Humala subrayó la importancia de la integración en Asia-Pacífico, ya muy presente en forma de foros como el APEC o el de nuevo cuño que han creado Chile, Perú, Colombia y México, "las cuatro economías más dinámicas del Pacífico en Latinoamérica", y que viene a unirse a esfuerzos integradores similares al otro lado de ese océano.

"La Alianza se encuentra en un proceso acelerado para formar un área de integración profunda, que permitirá impulsar mayor crecimiento, desarrollo y competitividad de las economías", señaló el líder de Perú.

Humala aseguró que los lazos futuros entre Asia y América Latina "deben ir más allá de acuerdos de libre comercio" y avanzar en líneas como la cooperación educativa, la transferencia tecnológica y de capacidades, o la inversión en infraestructuras multinacionales.

Al hablar concretamente de Perú, Humala recordó que el PIB del país andino se triplicó en la última década, y que "la disciplina económica, monetaria y fiscal han permitido unas bases macroeconómicas estables, incluso en un entorno difícil y complejo".

Humala señaló que Perú "es una plataforma competitiva en Latinoamérica que ofrece amplias oportunidades para desarrollar negocios y llegar a los principales mercados de América Latina, Europa, Norteamérica y el Caribe".

El presidente mexicano Peña Nieto tuvo también palabras de elogio para Asia, el principal objetivo de estudio del Foro de Boao, y señaló que la región "se ha convertido en un gran referente mundial, una zona con una gran capacidad de ser factor de equilibrio global".

El mandatario afirmó que los países latinoamericanos no son ajenos a los esfuerzos de todo el mundo por aumentar lazos con una economía tan activa como es Asia, y destacó las ventajas de América Latina para atraer a ese continente, por la consolidación institucional de las democracias latinoamericanas y la sostenida reducción de la pobreza y la desigualdad.

"Vivimos tiempos de cambio en la geopolítica internacional: en un mundo multipolar, no sólo hay países emergentes, sino también bloques emergentes entre las naciones, y los mejores ejemplos de ello son, precisamente, Asia y América Latina", aseguró Peña Nieto ante los líderes empresariales asiáticos.

"Tenemos la oportunidad no sólo de acelerar el crecimiento de Asia y Latinoamérica, sino de elevar la calidad de vida de nuestras poblaciones, y de cruzar, finalmente, el umbral que distingue a las naciones desarrolladas", añadió.

Respecto a la situación de México, Peña Nieto explicó que el país está "inmerso en un proceso de transformación interna" con el objetivo de "liberar el potencial económico de nuestro país", comenzando por lograr una sólida estabilidad y un manejo responsable de las arcas públicas (déficit fiscal cero en 2013 y una deuda pública inferior al 35 por cien del PIB).

Peña Nieto explicó algunos de los elementos de la "transformación" que vive el país, desde una legislación laboral que ha flexibilizado el mercado de trabajo, a la reforma educativa "que hará posible la formación de mejor capital humano, indispensable y fundamental para elevar la productividad de nuestro país".

Ésas y otras reformas, resumió, para lograr un México "de paz y tranquilidad, próspero, de crecimiento económico acelerado y sostenido", con "educación de calidad para todos" y que permita reducir de maneras sensible los niveles de pobreza.

Tras su participación en Boao, Peña Nieto viaja a Japón en su siguiente escala asiática, mientras que Humala se desplazará a Pekín para seguir su viaje oficial de una semana por China.