Cartagena de Indias. El flujo migratorio de ciudadanos de Chile, México y Perú hacia Colombia aumentó un 16% en promedio entre 2012 y 2013, según analizan los representantes de la Alianza del Pacífico, en el marco de la VIII cumbre que reúne a los países socios de la entidad regional y que oficialmente comienza con la presencia de los mandatarios este lunes 10 de febrero.

Durante el año 2013 ingresaron a Colombia 90.546 chilenos, un 18% más que en 2012, señaló el director de Migración Colombia, Sergio Bueno. En el caso de los mexicanos, el año pasado ingresaron a Colombia 99.528 ciudadanos, un 16% más que en el periodo comparado, mientras que los peruanos fueron 101.304, lo que significa un crecimiento del 14%.

Bueno explicó que el turismo es el sector que más visitantes de Chile, México y Perú atrae a Colombia, pero también hay un importante número de estudiantes y trabajadores de los tres países.

En cuanto a los colombianos, el principal destino dentro de la alianza es México, con 220.071 viajeros en 2013, lo que significa un aumento del 63% frente al ejercicio anterior. De hecho, uno de los propósitos de la Alianza del Pacífico es facilitar la libre circulación de personas entre los cuatro países que la integran, para lo cual se ha eliminado la exigencia de visados.

A la Cumbre de la Alianza del Pacífico asisten los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos; Chile, Sebastián Piñera; México, Enrique Peña Nieto, y Perú, Ollanta Humala, así como la gobernante de Costa Rica, Laura Chinchilla, que firmará en Cartagena la declaración de adhesión de su país a este mecanismo de integración.

En la cumbre de Cartagena los cuatro países fundadores de la Alianza del Pacífico firmarán el protocolo que eliminará el 92% de los aranceles en el comercio interno del bloque.

Las actividades previas a la cumbre presidencial comenzaron este sábado con una reunión del Grupo de Alto Nivel (GAN), formado por los viceministros de Relaciones Exteriores y de Comercio de Chile, Colombia, México y Perú.

El GAN perfecciona los temas de la declaración final que tratarán mañana los cancilleres y que será llevada el lunes a la aprobación de los presidentes.