Washington. Los principales negociadores comerciales de Estados Unidos y Canadá tendrán un segundo día de conversaciones este jueves sobre la actualización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), después de que sus equipos trabajaron hasta tarde por la noche para abrir camino a un compromiso de acuerdo.

La canciller canadiense, Chrystia Freeland, se mostró optimista este miércoles al salir de las negociaciones con el principal negociador comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, aunque advirtió que el acuerdo comercial no se cerraría hasta que no se haya resuelto hasta el último escollo.

Trump había sonado previamente aún más optimista al decir que esperaba saber en los próximos días si se podría llegar a un acuerdo para incluir a Canadá en el pacto comercial.

Ni Freeland ni Trump explicaron cuáles eran las áreas de desacuerdo ni detallaron el progreso que se había logrado. Lighthizer no habló con la prensa ni emitió un comunicado.

Canadá quiere una exención permanente de las tarifas de acero y aluminio aplicadas por Trump, y la eliminación de la amenaza de tarifas automotrices. También quiere continuar las protecciones para su industria láctea.

No estaba claro cuándo se reanudarían las conversaciones este jueves, y no hubo indicios inmediatos de qué progresos se pudieron haber logrado en la sesión de este miércoles por la noche entre los respectivos equipos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha amenazado con seguir adelante con un acuerdo bilateral con México, y eliminar el tripartito TLCAN de casi 25 años de antigüedad y que implica US$1,2 billones en comercio. Washington y México llegaron a un trato sobre la revisión del TLCAN la semana pasada, aumentando la presión para que Canadá acepte los nuevos términos.

Este miércoles fue el primer día que las negociaciones entre Canadá y Estados Unidos se reanudaron tras cuatro días intensivos de conversaciones la semana pasada que terminaron sin un acuerdo este viernes después de que el ánimo decayó.

Canadá quiere una exención permanente de las tarifas de acero y aluminio aplicadas por Trump, y la eliminación de la amenaza de tarifas automotrices. También quiere continuar las protecciones para su industria láctea y defender las exportaciones de madera a Estados Unidos, que han sido afectadas con aranceles.

Mientras ambas partes estaban reunidas, nuevos datos económicos mostraron que el déficit comercial de Estados Unidos con Canadá creció a US$3.100 millones en julio, lo que podría proporcionar municiones a Trump, quien ha acusado a Canadá de "engañar" a los estadounidenses.

Trump ha notificado al Congreso que tiene la intención de firmar el acuerdo comercial alcanzado la semana pasada con México a fines de noviembre, y las autoridades dijeron que el texto se publicaría alrededor del 1 de octubre.

Los negociadores han superado varios plazos desde que comenzaron las conversaciones para actualizar el TLCAN en agosto del 2017. A medida que el proceso avanza, algunos en Washington insisten en que Trump no podría retirarse del acuerdo sin la aprobación del Congreso.