Negociadores de Canadá, Estados Unidos y México comenzaron el viernes en la capital mexicana la segunda ronda de renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), bajo las persistentes amenazas del presidente Donald Trump de retirar a su país del pacto.

Sin embargo, el mandatario estadounidense y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, expresaron el jueves, en una conversación telefónica, su esperanza de que ambos países y México lleguen a un acuerdo para reformar el Tratado, vigente desde 1994, informó la Casa Blanca.

"En el marco de esta ronda, sesionarán 25 mesas de trabajo para tratar temas como acceso a mercado de bienes, inversión, reglas de origen, facilitación comercial, medio ambiente, comercio digital, pequeñas y medianas empresas, transparencia y anticorrupción, entre otros", según un comunicado divulgado por la secretaria de Economía mexicana.

Un funcionario mexicano dijo que las amenazas de Trump habían ejercido presión sobre sus negociadores, obligándolos a adoptar posiciones más duras de lo deseado.

Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo de Coordinación Empresarial (CCE) -que representa al sector privado mexicano en las conversaciones-, dijo que ese plan podría estar en marcha en los tres meses siguientes a un eventual colapso del TLCAN.

Otro funcionario mexicano comentó que los representantes de su país estaban dispuestos a dejar las mesas si era necesario, como advirtió el propio canciller Luis Videgaray esta semana.

Trump dijo hace unos días que podría iniciar el proceso de retiro de su país del acuerdo, al cual ha responsabilizado del déficit comercial anual de unos 64,000 millones de dólares con México.

El ministro mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, y Videgaray dijeron esta semana a funcionarios en Washington que México dejará la negociación si Trump retira a su país del acuerdo. Pero también han dicho que podrían negociar sólo con Canadá.

Frente a las advertencias de Trump, México ha dicho que está preparando un plan "B" que sería aplicado si el TLCAN fenece.

Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo de Coordinación Empresarial (CCE) -que representa al sector privado mexicano en las conversaciones-, dijo que ese plan podría estar en marcha en los tres meses siguientes a un eventual colapso del TLCAN.

El empresario agregó a la televisión local que el plan estaría enfocado en aumentar la diversificación de mercados, así como encontrar proveedores alternativos para los granos que necesita el país, como Brasil, además de desarrollar mecanismos para proteger las inversiones.

En tanto, el presidente Enrique Peña Nieto viajará este fin de semana a China para conversar sobre comercio e inversiones mientras que otros negociadores mexicanos participarán el martes en conversaciones comerciales con países sudamericanos, Australia y Nueva Zelanda.

La segunda ronda concluye el 5 de septiembre y los ministros negociadores emitirán un mensaje a medios. Cuando termine, la secretaría de Economía mexicana dijo que será ofrecido un mensaje a medios por los ministros del TLCAN.