Montreal. Estados Unidos, Canadá y México dijeron que lograron avances en la ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de Amércia del Norte (TLCAN) que terminó este lunes, pero el representante de Washington se quejó de que el progreso fue demasiado lento.

El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo que las negociaciones del TLCAN deben ser más intensas y demandó avances antes de la próxima ronda en Ciudad de México.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien ha descrito el pacto firmado en 1994 como un desastre que ha costado muchos puestos de trabajo en el sector manufacturero, frecuentemente amenaza con retirar a su país del tratado. Sus comentarios han inquietado a los mercados por el potencial daño a una economía norteamericana altamente integrada.

"Finalmente, comenzamos a discutir los temas centrales, por lo que esta ronda fue un paso adelante. Pero estamos progresando muy lentamente", dijo Lighthizer a periodistas en el cierre de las conversaciones de una semana en Montreal.

Algunos funcionarios ahora especulan abiertamente con que las negociaciones para salvar el TLCAN seguirán más allá de la fecha límite original de marzo.

Algunos funcionarios ahora especulan abiertamente con que las negociaciones para salvar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) de US$1,2 billones seguirán más allá de la fecha límite original de marzo.

La ronda de febrero en México es una fecha que se sumó al proceso para poder abordar temas pendientes. Los negociadores deberían terminar la ronda de negociaciones en marzo en Washington.

Antes del inicio de esta ronda, algunos funcionarios temían que Estados Unidos pudiera estar preparando su retirada del pacto por su frustración debido al lento avance de las negociaciones.

Pero el ánimo mejoró después de que Canadá presentó una serie de compromisos para afrontar las mayores demandas de Estados Unidos de una reforma. Pero Lighthizer igualmente criticó las propuestas canadienses sobre el contenido norteamericano en autos.

Los tres países todavía tienen muchas diferencias principalmente por las demandas de Estados Unidos para que aumenten los requisitos de contenido regional de los automóviles y que el 50% de las partes de todos los vehículos fabricados en Norteamérica provenga de Estados Unidos.