La Paz. La creación de nuevas empresas desde 2005 a marzo de 2015 en Bolivia alcanzó un crecimiento significativo del 661%, aunque representa poca generación de fuentes laborales y empleos de calidad, según empresarios y expertos economistas.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Fernando Cáceres, el economista Luis Ballivián y el experto del privado Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), Bruno Rojas, basan estas conclusiones, por separado, al hecho de que el 85% del total de las empresas existentes en Bolivia es unipersonal, principalmente de comercio.

De acuerdo con datos proporcionados por la Fundación Para el Registro Empresarial (Fundempresa), el ascenso récord de nuevos emprendimientos es principalmente de empresas unipersonales.

En 2005 la Base Empresarial Activa llegó a 19.774 empresas registradas y hasta el mes de marzo de 2015 el total llegó a 150.535, de los cuales 128.657 empresas son unipersonales que representan el 85 por ciento del total.

El análisis del economista Luis Ballivián señala que el país está aún lejos de constituir una potencia empresarial de grandes dimensiones tanto en inversiones, empleo y desarrollo, debido a que la "Base Empresarial de Bolivia" (bajo sistema formal) está formada en un 85% por empresas unipersonales.

Los principales factores descritos por el experto son la existencia de una economía informal imperante, excesivo control del Estado a la propia actividad económica, los sistemas impositivos altos, las constantes trabas a las exportaciones y la falta de seguridad jurídica a las inversiones.

En consecuencia dijo que esta realidad muestra la debilidad del mundo empresarial boliviano, porque, a su juicio, una base de este tipo no puede descansar en empresas unipersonales sino que debe necesariamente estar asentada en Sociedades Anónimas o en medianas empresas.

"Cuando un país tiene un 70 por ciento de grandes empresas, ahí sí se puede hablar que el país tiene un gran desarrollo económico y por tanto generación de empleo de calidad", aseveró el economista.

Para la Cámara Nacional de Comercio (CNC), expertos laboralistas y asambleístas, el ascenso acelerado de nuevos emprendimientos se da por la estabilidad económica que vive el país desde hace una década, aunque observan que el problema fundamental sea que aún no se logre alcanzar en brindar empresas grandes con estabilidad laboral, beneficios y otros alcances para que sean empleos de calidad.

El presidente de la CNC, Fernando Cáceres, explicó que si bien el registro de comercio en el país crece aceleradamente, más del 80 por ciento de las empresas es unipersonal de escasa generación de empleo y valor agregado.

"Tenemos más de 150.000 empresas en Bolivia, pero el crecimiento está enfocado en emprendimientos unipersonales muy particulares, no estamos atrayendo a las grandes empresas extranjeras y a las grandes inversiones, por lo tanto el índice de empleo informal se acrecienta", manifestó Cáceres.

Asimismo manifestó que las empresas unipersonales generalmente son de venta y microempresas de manufacturas que son familiares y emplean pocas personas para evitar la carga social.

A su vez el experto del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), Bruno Rojas, dijo que Bolivia en general no tiene buenos empleos, como se los denomina "de calidad".

"Pese a los indicadores macroeconómicos de bonanza que muestran el crecimiento récord de empresas, se generan pocos empleos, y la mayoría de esos pocos empleos son poco dignos, pues se muestra que más del 80 por ciento de las empresas son unipersonales", aseveró.

Consideró que se ha roto la barrera histórica de los 150.000 empresas a nivel nacional, pero el crecimiento está enfocado en empresas unipersonales y SRL (sociedad de responsabilidad limitada); lo que no permite atraer a las grandes empresas extranjeras y por consiguiente las grandes inversiones.

"Por tanto el desempleo, el empleo poco digno continuarán en cifras altas respecto de los trabajos formales con calidad".

El diputado opositor UD, Bernard Gutiérrez, manifestó que el panorama es mucho más preocupante en el área rural, pues el empleo con calidad es de cero por ciento "porque los empleos carecen de beneficios sociales, horas reglamentarias, estabilidad, jubilación y otros formalismos legales".

Considera que la creación de empresas unipersonales representadas por ventas grandes y pequeñas se da por la formalización de los negocios y la exigencia de las facturas.

"Si una persona quiere vender artículos le van a pedir facturas y para solicitar estas facturas le van a exigir que esté registrado en Fundempresa para avalar la existencia de ese negocio", aseveró.