Honolulu. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó  los "intolerables ataques terroristas con bombas" en Egipto y Nigeria y dijo que Estados Unidos estaba preparado para ayudar a ambos países en su respuesta a ellos.

Una bomba dejó al menos 17 personas muertas a las afueras de una iglesia en la ciudad egipcia de Alexandria temprano el día de año nuevo y el Ministerio de Interior dijo que un suicida con apoyo extranjero podría haber sido el responsable.

"Los perpetradores de este ataque claramente apuntaban a devotos cristianos, y no tienen respeto por la vida humana y dignidad. Deben ser llevados a la justicia por este acto bárbaro y atroz", dijo Obama, quien se encuentra de vacaciones en Hawái, en un comunicado.

"Continuamos recabando información respecto a este terrible acontecimiento, y preparados para ofrecer cualquier ayuda necesaria al Gobierno de Egipto", agregó.

En Nigeria, una bomba en un abarrotado mercado en la capital del país, Abuya, dejó al menos cuatro personas muertas y más de una decena de heridos durante las celebraciones del año nuevo la noche del viernes.

El presidente nigeriano, Goodluck Jonathan, culpó por la explosión a un grupo islámico que acusó responsabilidad por ataques con bombas la noche de navidad en el centro de Nigeria que dejaron al menos 80 personas muertas.

"Matar civiles inocentes que simplemente estaban reunidos, para celebrar el comienzo de un nuevo año demuestra una mayor visión quebrada de aquellos que llevan a cabo estos ataques, y estamos preparados similarmente para ofrecer ayuda al gobierno de Nigeria mientras trabaja para llevar a los perpetradores a la justicia", declaró Obama.