Ginebra. La pandemia de COVID-19 provocó una fuerte disminución de las medidas para restringir el comercio, ya que los gobiernos centraron su atención en la crisis de salud y se comprometieron a mantener el comercio vivo, dijo la Organización Mundial del Comercio en un informe publicado este miércoles.

El informe de la OMC dijo que las nuevas medidas de los países del G-20 para limitar las importaciones de productos no médicos cubrieron US$42.900 millones en el período comprendido entre mediados de mayo y mediados de octubre. Esa cifra se compara con los US$417.500 millones del periodo anterior, desde mediados de octubre de 2019.

Las medidas restrictivas superaron por poco a las que facilitaron el comercio. Según el informe, un factor para la menor cobertura de tales medidas fue la disminución del comercio mismo en un 21% para las mercancías y un 30% para los servicios comerciales en el segundo trimestre.

Otros factores que citó fueron un cambio en la atención de los gobiernos a la respuesta a la pandemia, un compromiso general de mantener el flujo comercial y una tregua relativa en los conflictos comerciales, como entre Estados Unidos y China, que impulsaron las cifras en 2018 y 2019.

Incluidas todas las medidas impuestas desde 2009, las restricciones ahora afectan a poco más del 10% de las importaciones en los países del G-20, según el informe.

"El COVID-19 provocó una caída casi sin precedentes en la producción económica y el comercio", dijo el director general adjunto de la OMC, Yonov Frederick Agah, en un comunicado.

"El comercio jugará un papel fundamental para hacer posible una fuerte recuperación económica, por lo que es alentador ver el compromiso general de los países del G-20 de mantener el flujo comercial", agregó.