El hecho de que Nicaragua se encuentre dentro del grupo de economías pequeñas y vulnerables del mundo, le ha valido a ese país centroamericano para ser considerado de manera especial en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC) cuando ha tratado de defender sus intereses en el sector agrícola y la pesca e industrial.

Así lo aseguró Pascal Lamy, director general del mencionado organismo, en una entrevista con el periódico local “El nuevo diario”. Lamy destacó además que esperaría que la economía nicaragüense logre un nuevo dinamismo a partir de la conclusión de la ronda de Doha para el desarrollo, un proceso de negociaciones que busca lograr una reforma de sistema del comercio internacional, reduciendo los obstáculos al comercio y a las normas comerciales y logrando de esa forma mejoras en las perspectivas de los países en desarrollo.

El director dijo también que ya están preparando el próximo examen al país, un análisis a realizarse en diciembre de 2012, donde la institución estudiará la situación de Nicaragua en materia comercial, sus retos y como debe enfrentarlos en el futuro.

La OMC, que aglutina a 153 países, ha proyectado que para el cierre de 2011 el crecimiento del comercio a escala global sea de un 5,8%.