Washington. La Organización Mundial del Comercio (OMC) emitió el viernes un fallo preliminar confidencial sobre un histórico caso contra las restricciones en China a las exportaciones de materias primas utilizados para fabricar acero, aluminio y productos químicos.

Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y México iniciaron el caso en el 2009, reclamando que los límites aplicados por Pekín a la venta externa de minerales como bauxita y magnesio discriminaba a los productores foráneos y daban una ventaja desleal a los productores domésticos.

China argumentó que necesita restringir las exportaciones de las materias primas por cuestiones ambientales.

"Según las normas de la OMC, este informe provisional es confidencial y no podemos comentar su contenido en este momento", dijo Nefeterius McPherson, un portavoz de la oficina del Representante Comercial de Estados Unidos.

"El fallo se hará público cuando sea entregado a los miembros de la OMC. Esperamos que el informe final sea presentado a fines de la primavera o principios del verano (boreal) del 2011", añadió.

Estados Unidos, la UE y México sostienen que las limitaciones de China violan las reglas generales de la OMC como los compromisos específicos que suscribió Pekín cuando se unió al organismo global en el 2001.

El caso no involucra las restricciones a los minerales raros que se emplean en la fabricación de teléfonos inteligentes, motores para autos eléctricos y alta tecnología a que también generó preocupación en Estados Unidos, la UE y Japón.

Mcpherson dijo que aún hay una posibilidad de que Estados Unidos presente una demanda en la OMC por esta cuestión.

"Estuvimos y seguimos estando muy preocupados por el uso sistémico de restricciones a las exportaciones en China", señaló.

Un ex juez de apelaciones de la OMC dijo que el fallo fijará un precedente.

"Si Estados Unidos prevalece en este conflicto sería una sentencia muy importante sobre el cada vez más amplio fenómeno de restringir las exportaciones", dijo James Bacchus, que actualmente cumple labores en la firma Greenberg Traurig, en Washington.

Si China gana, entonces "habrá otras restricciones a las exportaciones como la impuesta por China, y otros países podrían cobijarse en la protección del medio ambiente también", agregó Bacchus.