Montreal. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dejó este domingo de lado los esfuerzos no partidistas de la nación para defender el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), acusando a sus principales rivales en el Parlamento de querer ceder a las demandas de línea dura de Estados Unidos para renovar el tratado.

Funcionarios de Estados Unidos, Canadá y México cerrarán este lunes en Montreal la sexta de las siete rondas de conversaciones previstas sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, con pocas señales de alcanzar un acuerdo sobre las propuestas estadounidenses para revisar el pacto de US$1,2 billones.

Las encuestas de opinión muestran que los liberales de Trudeau siguen liderando la carrera de cara a las elecciones de octubre del 2019, pero los conservadores de derecha están reduciendo la brecha. La cámara baja del Parlamento reanuda el lunes sus actividades después de un receso de invierno.

Trudeau dijo en una reunión televisada de legisladores liberales en Ottawa que el gobierno estaba trabajando arduamente para conseguir un mejor acuerdo con el TLCAN y atacó a los conservadores, quienes generalmente respaldaron su enfoque.

Trudeau estaría presionando para que los acuerdos comerciales tuvieran elementos progresistas, como la protección de los derechos de las mujeres y los indígenas.

"Si se salieran con la suya, cederíamos a las demandas estadounidenses sobre el TLCAN", dijo. "Tenemos una forma diferente de hacer las cosas. Siempre defenderemos a los canadienses".

Los representantes de los conservadores no estuvieron disponibles de inmediato para hacer comentarios.

Un funcionario del gobierno canadiense, que habló bajo condición de anonimato, dijo que Trudeau estaba presionando para que los acuerdos comerciales tuvieran elementos progresistas, como la protección de los derechos de las mujeres y los indígenas. Los conservadores se oponen a esa idea, agregó el funcionario.