Dos mil ovejas vivas cruzaron medio mundo en avión en enero pasado, dejando las llanuras patagónicas donde nacieron para aterrizar en Ecuador. El masivo traslado de animales vivos estuvo a cargo de LAN Cargo Paraguay, subsidiaria de Latam.

“Como LAN Cargo venimos trabajando ya desde 2015 en este proyecto de repoblamiento y desarrollo sustentable de ganadería impulsado por el gobierno ecuatoriano, con el transporte de más de mil bovinos desde Paraguay hasta Ecuador”, cuenta Juan Pablo González, gerente de carga en LAN Cargo Paraguay.

Para el traslado de las ovejas se usaron tres aviones cargueros especialmente acondicionados para la operación, lo que significó construir corrales en su interior, 28 por cada vuelo, en cada uno de los cuales entraron 25 animales.

Un dato significativo, esta vez desde el ángulo del exportador chileno, es que las ovejas son de la raza Marin Magellan Meat Merino, la segunda raza ovina chilena y la primera raza comercial del país. José Marín, titular de la ovejera lo resume así: “Estamos exportando ovinos chilenos desarrollados en Magallanes con técnicos e instituciones que han trabajado 30 años en la búsqueda de un genotipo reconocido”. Por ello, “es muy valioso que ahora tenga reconocimiento internacional”, asegura.

¿Por qué ovejas, por así decirlo, casi “antárticas”? La respuesta la entrega Margoth Hernández, de la Subsecretaría de Ganadería de Ecuador: “Seleccionamos ovinos de esa zona y clima porque Ecuador tiene similitudes con rendimiento de forraje y de lana similares en características a los de Magallanes. Tenemos déficit de producción de lana y carne ovina, y por eso el aprovechamiento es para beneficio del mercado interno”. Para balar de contentos.