Unos 400.000 puestos de empleos corren riesgo en Ciudad del Este, ante un plan del Gobierno brasileño de reducir impuestos para incentivar la industria local. Comerciantes esperan una urgente reconversión en la frontera.

En el primer mes del año el flujo comercial en el Este ya se redujo alrededor 45%, en comparación a años anteriores, debido principalmente a la poca entrada de los turistas brasileños y argentinos. Desde el gremio aseguran que al comercio esteño le esperan meses difíciles ya que no existe un plan del gobierno para la reconversión de las fronteras. En tanto que el gobierno brasileño decidió incluir a partir de 2013 otros 25 sectores en la exoneración tributaria de la nómina de empleados para estimular la economía nacional, con los que suman 40 los rubros de la industria brasileña que cuenta con dicho beneficio. Al eliminar obligaciones tributarias relacionadas con el salario de los trabajadores, el gobierno persigue estimular la generación de empleos y mejorar la competitividad de las empresas brasileñas, apuntó recientemente el ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, al revelar la medida del Gobierno para favorecer el crecimiento económico. El gobierno de Brasil planea además eliminar los impuestos aplicados a los productos de la canasta básica de alimentos a fin de contener la inflación, que según las previsiones rondará este año un 5%.

Dependencia del Brasil. Tony Santamaría, titular de la Fedecámaras, considera que la crisis se da por la dependencia casi total del comprador brasileño. Los comerciantes de la capital departamental afirman que es preocupante la poca venta en las primeras semanas de este año. Esto incluso motivó el recorte del personal en muchas empresas. Unos 400.000 puestos laborales genera el comercio en esta zona del país, los cuales podrían ir reduciendo con las nuevas medidas de exenciones aplicadas por el vecino país. “La culpa no es del Gobierno brasilero, es aquí en Paraguay donde se debe tomar una decisión para que el sector comercial no muera”, enfatizó Santamaría.

Apatía del Gobierno. El empresario lamentó el poco interés del Gobierno por encontrar una solución a esta crisis, en el proyecto de “Reconversión en la frontera” que presentaron, teniendo en cuenta que desde que asumieron se comprometieron a priorizar la economía de esta región, pero hasta ahora no mostraron mucho interés.

El plan de los comerciantes incluye el desarrollo industrial, fomento del turismo y reducción impositiva.

Las reexportaciones o reventas se han convertido en un buen negocio para el país, eso si consideramos que el 43% de lo que Paraguay importa de otros países, se vuelve a vender a consumidores argentinos y brasileros.

Si Brasil baja sus impuestos es lo único que podría eliminar este nicho que ingresó al país en el año 2012 unos US$4.630 millones, lo que incrementa la preocupación de los comerciantes de las zonas fronterizas con el Brasil, de Ciudad del Este, principalmente. El volumen de las reventas sufrió una caída del 6% en el 2012 respecto al 2011 (US$4.804 millones).