Asunción. Las compras hechas por Paraguay en el mercado brasileño hasta junio de 2011 sumaron US$1.390 millones, según registros del Banco Central del Paraguay (BCP). La cifra muestra un aumento del 35% con respecto a igual lapso de 2010, cuando el total fue de US$1.027 millones.

Según los datos oficiales, los productos importados desde el Brasil representan en la actualidad el 83% de todas las importaciones que realiza Paraguay del bloque comercial Mercosur. Desde Argentina, en igual periodo se importó por el valor de US$689 millones y desde Uruguay por solo US$89 millones.

Y a nivel global, Brasil representa el segundo mercado de abastecimiento más importante para Paraguay, después de China, país desde donde se compraron productos por un valor de US$1.560 millones en el primer semestre de 2011.

Los más demandados. Los tractores, topadoras, materiales eléctricos y asfalto siguen siendo los productos brasileños de mayor demanda por parte de los paraguayos. Ya en el primer semestre del año, las compras totalizaron US$495 millones.

Por otra parte, también se destacan las importaciones de productos químicos, por valor de US$190 millones, mientras que naftas, aceites y otros combustibles representaron US$152 millones.

Las importaciones de camiones y otros transportes totalizaron US$134 millones, y las de alimentos, US$89 millones, 80% más que el año pasado.

Inflación y restricciones en Argentina. De acuerdo con los datos, se puede observar que las importaciones desde la Argentina se fueron desacelerando en los últimos meses. Así, el aumento interanual fue de solo del 6% frente al año anterior, cuando el total fue de US$651 millones. Sin embargo, hace un año el aumento había sido del 52% con respecto al 2009.

Según analistas consultados, resulta hasta contradictoria esta reacción considerando que el peso argentino se mantiene más estable en su posición cambiaria que el real brasilero.

Sin embargo, la variación en medición de precios en la Argentina, que por un lado el gobierno habla de una inflación del 10%, mientras que el sector privado estima que está por encima del 20%, desemboca en una menor ventaja para traer productos argentinos.

Señalan además que Argentina mantiene ciertas restricciones a las exportaciones debido a un sistema de retenciones, lo que no resulta tan sencillo para los importadores que deben traer productos de ese país.