Las exportaciones a Argentina de calzados y derivados del cuero se paralizaron totalmente en febrero último debido a las maniobras proteccionistas aplicadas por el gobierno de dicho país, según el Cuarto Boletín de Comercio Exterior que dio a conocer este martes el Observatorio de Economía Internacional (OBEI), del Cadep.

En cuanto al seguimiento de la restricción no arancelaria implementada por la Argentina, en febrero de 2012 las exportaciones de manufactura a ese mercado cayeron 38% frente al mismo mes de 2011, coincidentemente con la vigencia de la Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI).

El informe detalla que los envíos a la Argentina registraron caídas interanuales en los siguientes rubros manufacturados: textiles y prendas de vestir, 65%; productos químicos y de plásticos, 30%; papel y productos de papel, 60%; productos metálicos, 34%; muebles y productos de la madera, 72%; calzados y productos del cuero (100%, productos alimenticios 70%, y bebidas y tabacos 100%.

Advierte que, de no resolverse los inconvenientes ocasionados por la DJAI, las exportaciones paraguayas sufrirán un perjuicio de más de US$230 millones. Acota que este tipo de medidas, además, deteriora aún más la “debilitada institucionalidad del Mercosur” e incrementa la percepción de riesgo de los inversionistas extranjeros hacia, principalmente, las dos economías menores del bloque (Paraguay y Uruguay).

El boletín también destaca que en febrero de 2012 las exportaciones del país totalizaron US$311 millones, cifra que representa una caída de 14% en relación a lo exportado durante febrero del 2011 (US$360 millones).

Agrega que el 38% del total exportado se destinó al Mercosur, aunque el monto exportado en ese mes (US$119 millones) fue muy similar a lo registrado en febrero de 2011 (US$118 millones). Al interior del bloque, el principal comprador fue Brasil (56%), seguido por Argentina (25%) y Uruguay (19%).

En segundo lugar se ubica Suiza, con un total exportado de US$ 47 millones, lo que representa 36% menos que lo enviado en febrero de 2011. El observatorio advierte que las exportaciones a Suiza corresponderían únicamente a operaciones contables, en la práctica las mercaderías no son consumidas ni utilizadas en dicha nación, sino más bien se las destinan hacia otros países o regiones de Europa.