El Ministerio de Industria y Comercio decidió este viernes iniciar los trámites necesarios para la aplicación de restricciones a una extensa lista de productos argentinos importados por nuestro país, similares a las trabas que impone actualmente Argentina, informó el vicepresidente de la Unión Industrial Paraguaya (UIP),  Eduardo Felippo.

El dirigente industrial señaló que con el ministro de Industria y Comercio, Francisco Rivas Almada, “estamos en la misma frecuencia, en la misma onda y estamos avanzando sobre medidas similares. O sea, empezar a restringir la importación de algunos productos, y se está haciendo la evaluación de la lista de aquellos que mayor impacto podrían tener en el mercado argentino y menor efecto en el mercado paraguayo”.

Agregó que, mientras tanto, el viceministro de Relaciones Exteriores, Manuel Cáceres, está presentando en estos momentos una protesta ante las autoridades oficiales argentinas, e informando que el Paraguay se retirará de todas las mesas de negociaciones que convoque la Argentina, como presidencia pro témpore, hasta tanto no se levanten las trabas a las exportaciones paraguayas. “Como hoy Argentina preside el bloque e invita a las reuniones, las mismas no se llevarán a cabo si uno de los ‘comensales’ no aparece. Estas son formas de hacer llegar nuestras protestas a los más altos niveles argentinos”, expresó.

Preguntado desde cuándo estaremos tomando esas medidas, Felippo contestó: “Estamos ya en eso, el ministerio está viendo cuáles son los productos sensibles para lo cual no necesita ni decreto, ni de resoluciones, de nada”.

Requerido en qué le podría afectar a Argentina la restricción de sus exportaciones al Paraguay, el dirigente industrial manifestó: “Bastante, porque no hay que olvidar que en Argentina hay empresas muy importantes que nos llenan de productos acá: vinos, productos básicos de alimentación, que pueden ser sustituidos por productos brasileños o paraguayos. Además, pañales desechables que me han dicho que el Paraguay importa por US$ 30 millones al año”.

Aclaró que la idea no es dejar de importar desde la Argentina, sino que los exportadores del vecino país, que son empresas importantes, también hagan su gestión ante sus autoridades para que estos dejen entrar productos desde Paraguay. “Las exportaciones paraguayas no llegan hoy al 1% de todas las importaciones argentinas; entonces, por qué no nos dejan en paz vivir en nuestro mercadito”, enfatizó.

Al señalársele que, aparentemente, estas “amenazas” no asustan al Gobierno argentino, Felippo contestó: “En casa tengo un Yorkshire (perro) que le vuelve loco al Mastín, mordiéndole el tobillo, y nosotros vamos a empezar a morder tobillos”.